Sign in / Join

Conozca al Lama Thubten Whangchen: Somos ciudadanos del mundo

Viajar por el mundo en busca de felicidad, auto conciencia, paz y unión.

Esa ha sido siempre una constante en la vida del Lama Thubten Wangchen, una cruzada que nunca ha abandonado sin importar las dificultades con la que se ha enfrentado.

Whangchen, hoy en día Representante Especial del Dalai Lama para Europa, nació en el Tíbet en 1954. En 1959, cuando tenía cinco años, tuvo que escapar del Tíbet junto con su padre y hermanos a raíz de la invasión china. Su madre, sin embargo, fue una de las muchas tibetanas asesinadas en la invasión.

Recuerdo llegar a Nepal y no tener nada…ni casa, ni comida, ni dinero. La única salida era mendigar en las calles. Dormimos en las calles en Katmandú”, dijo al Tico Times el Lama Wangchen, quien estuvo de visita en Costa Rica. “Luego mi padre escuchó que el Dalai Lama estaba en India. Todos querían vivir cerca del Dalai Lama”.

De nuevo en la India no teníamos nada. Muchos tibetanos mendingaban en las calles de India. Yo era uno de ellos. Entonces el Dalai Lama le pidió al gobierno de la India que por favor nos ayudara

A los 16 años decidió convertirse en un monje y entró al monasterio privado del Dalai Lama: Namgyal. Después de 11 años ahí, Wangchen viajó a España como un traductor del tibetano al inglés. Inicialmente se suponía que estaría sólo tres años, pero ha estado ahí desde entonces: él fundó y dirige la Fundación Casa del Tíbet en Barcelona, y se convirtió en uno de los primeros tibetanos en adquirir la ciudadanía española.

La visita de Wangchen a Costa Rica (en febrero pasado) incluyó charlas en la Universidad para la Paz, Universidad La Salle, Universidad Nacional (UNA), la Asociación Cultural Tibetano Costarricense, la organización Ligmincha Costa Rica, la Asamblea Legislativa y dos conferencias en casas privadas: una del artista costarricense Juan Carlos Chavarría, y la otra de la filántropa Renata Beffa.

En una noche fría en Villa Real, Santa Ana, el Tico Times se sentó a conversar con el Lama Thubten Wangchen, de 62 años, sobre su vida y su trabajo.

A continuación algunos extractos de la conversación.

¿Cómo logró afrontar su situación cuando niño al tener que irse de su país con su padre?

Yo era muy joven. Tengo algunos recuerdos sobre ese tiempo, pero no lo recuerdo específicamente. Recuerdo que en nuestro camino vimos muchos, muchos cuerpos sin vida. Vivimos una vida dura.

Ahora se ven los problemas (actuales) en Siria y la pobreza en África. Esto realmente nos enseña (muchas cosas) y…wow (pausa). Nosotros sí tenemos la experiencia. Hay otras personas que nunca han vivido esto antes y dicen: “Oh, pobre y qué pena”, pero después de un minuto (lo) olvidan. Nosotros realmente lo sentimos… nosotros queríamos ver el sufrimiento real de estas personas de una manera más compasiva y generar más amor.

Esto fue lo que obtuve de esta experiencia cuando era joven. Aún sigo haciendo mi mayor esfuerzo por ser feliz y aceptar las cosas que pasaron antes para vivir en el presente, y realmente lo estoy disfrutando.

¿Qué se siente ser uno de los primeros tibetanos en adquirir la ciudadanía española?

Las leyes españolas (otorgan) la ciudadanía a extranjeros que se quedan por diez años. ¡Diez años se van tan rápido! (Ríe). Yo obtuve mi ciudadanía y fue muy fácil en ese entonces... ahora es muy difícil. Para adquirir ciudadanía se debe de aprobar un examen oral; aun si se ha vivido por 10 o 12 años en España, si no se habla español bien y no se conoce sobre la historia y cultura de España, no se podrá obtener la ciudadanía.

UPazLama¿Cómo ha sido su relación con el Dalai Lama? ¿Qué ha aprendido de él?

Yo tenía 16 años cuando me convertí en un monje, fui instruido por él y aprendí de él. Estuve con el Dalai Lama por 11 años.

No puedo decirle una por una las cosas que aprendí ahí. En resumen, lo que aprendemos es a ser buenas personas, a tener un buen corazón y a no tener resentimiento ni odio hacia los chinos. Eso es algo increíble y difícil de hacer, pero lo logramos.

¿Qué les enseñó el Dalai Lama sobre la relación entre China y Tíbet?

De repente los chinos llegaron con ametralladoras, militares y cañones y nosotros perdimos nuestro país. Los tibetanos no podían pelear contra los chinos: éramos una población muy pequeña de unos siete millones, y un millón fue asesinado. Ahora (los tibetanos en Tíbet) son solamente unos seis millones y (hay aproximadamente) ocho millones de chinos en Tíbet. Nosotros somos ahora una minoría. También hay mucha discriminación entre los tibetanos y los chinos en Tíbet… las mejores casas, trabajos, salarios y hospitales son para los chinos. Los tibetanos van a hospitales sencillos y escuelas sencillas.

Pero sobre todo, no hay derechos humanos en el Tíbet, no hay libertad de religión en Tíbet, ni en China tampoco. En China no hay derechos humanos ni libertad de religión.

¿Podría contarme más sobre esto?

Los chinos dicen que en el Tíbet hay libertad religiosa. ¿Cómo? Los monjes no tienen permitido rezar. Ellos tienen prohibición (de hacerlo). Las familias y monasterios en el Tíbet son todos budistas y quieren tener la foto del Dalai Lama en su altar. Esto es prohibido y considerado un crimen. Si tienen una foto del Dalai Lama en sus casas, o en los monasterios, son enviados a la cárcel por utilizar esta foto para sus oraciones. ¿Qué clase de libertad religiosa es esa?

En general, ¿cómo ha sido su experiencia como inmigrante?

Todos los inmigrantes sufren. No están felices porque tienen que dejar su país y sus hogares. Llegan a un país nuevo donde no hablan el lenguaje, ni conocen a nadie. Es una vida dura, pero si uno es de mente abierta, donde sea que uno vaya se convierte en su mundo, su país, y su hogar. Mi casa es su casa. Mi país es su país. Somos ciudadanos del mundo.

Claro, ahora vemos refugiados inmigrantes en Siria, Grecia, Italia, España (y muchos otros países). Ellos están viajando y tratando de cruzar el mar. Ellos dejan atrás sus vidas para convertirse en refugiados. Algunas veces reciben ayuda, pero otras veces mueres o se devuelven.

Recientemente fui a Grecia a (los campamentos) donde están los inmigrantes. Ahí había 5.000 personas, y tenían mucho frío. Estaba lloviendo y ellos dormían en tiendas. Yo fui ahí a ver (lo que estaba sucediendo). A nivel gubernamental debemos de ayudar a la gente pobre. Ese es nuestro trabajo. Hasta el Dalai Lama está pidiendo a políticos de todo el mundo que cuiden de los refugiados y les ayuden. De igual manera lo repito yo.

Ya que Costa Rica es conocida a nivel global por la paz, ¿cómo cree usted que está en este momento el país en este sentido?

Yo me he reunido varias veces con Óscar Arias. El año pasado él estaba en Barcelona y yo lo visité ahí. Él es reconocido por un Premio Nobel de la Paz, pero hay mucha gente en contra de él. La situación sin ejército en Costa Rica es buena. Cuando uno busca paz eso es bueno, pero pienso que aún hay gente corrupta y me han comentado que, políticamente hablando, hay muchas personas que no están contentas con el Gobierno. Esto es en lo que Costa Rica necesita mejorar un poco. Sean conscientes sobre la atención y el cuidado de su gente… (pero) Costa Rica es pura vida y la gente es agradable.

Entrevista originalmente publicada por Elizabeth Lang en The Tico Times  y traducida para Contexto por Carolina Sánchez Naranjo.

THE TICO TIMES LOGO

Contexto