Sign in / Join

La Reforma dice adiós a "Las Tumbas"

El día de ayer el último habitante del Ámbito F fue trasladado.

Imagine lo siguiente: un espacio de 16 metros cuadrados con apenas una ventanita para que entre ventilación. Imagine que usted pasa 23 horas al día ahí adentro y que las instalaciones de ese “cuarto” no ofrecen las condiciones necesarias para llevar una vida más o menos decente.

En un espacio como el descrito anteriormente pasaban los días los privados de libertad de La Reforma. Se trata del Ámbito F, conocido como Máxima Vieja, pero que por las condiciones que mal ofrecían sus instalaciones fue apodado como Las Tumbas por quienes habitaban el lugar.

Máxima Vieja tiene cuatro pabellones de 11 celdas contiguas cada uno. Históricamente el espacio se ha utilizado para aislar a los privados de libertad que tienen problemas de convivencia con el resto y no necesariamente por su nivel de peligrosidad. En agosto pasado la Ministra de Justicia, Cecilia Sánchez, ordenó cerrar Las Tumbas por considerar que no son compatibles con la dignidad humana. Ayer (28 de octubre) fue trasladada la última de 50 personas que permanecían recluidas en ese módulo.

El traslado de los privados de libertad a otros centros se hizo de acuerdo a criterios técnicos de funcionarios de adaptación social y atendiendo a las necesidades particulares de cada caso, de modo que no se pusiera en riesgo la seguridad de los reclusos ni de otras personas.

De ahora en adelante el antiguo Ámbito F funcionará como un Módulo de Oportunidades para quienes durante el día trabajan en el mantenimiento de las zonas verdes de La Reforma. En cuanto al Ámbito de Máxima Seguridad, para quienes ameriten estar ahí, funciona el Ámbito E, en condiciones más adecuadas que permiten respetar los derechos fundamentales de las personas privadas de libertad.

Trilce Villalobos