Sign in / Join
las de afuera costa rica

Las de Afuera desde adentro

Proyecto artístico busca romper el silencio ante la violencia y la exclusión social que sufren las mujeres transgénero y ex privadas de libertad.

Es jueves 17 de noviembre y son las 5:00 pm. Algunas actrices de Las de Afuera conversan -curiosamente- afuera del Centro Nacional de la Cultura (Cenac), en la entrada contigua al Parque España.

Están cansadas y emocionadas a la vez previo a uno de los últimos ensayos que realizan desde marzo. Esperan a Jimena Caballero, la directora (más que eso su hermana, amiga) de Transvida y Culpables, obras que reflejan  la exclusión y violencia social sufrida por mujeres transgénero y ex privadas de libertad, respectivamente.

Es decir, sufrida por ellas mismas, las actrices. En escena tienen diferentes personajes pero no actúan, son. La identificación con cualquiera de sus papeles es instantánea.

Unos cinco minutos después llega Jimena desde el Paseo de las Damas, apurada y agitada, con zancada corta pero convicción larga. Viene de pegar afiches en San Pedro para el estreno del miércoles 23 de noviembre en la Facultad de Derecho de la Universidad de Costa Rica (UCR). Será a las 6:00 p.m., gratuito por cierto.

lasdeafuera

Sí, Jimena viene de pegar afiches para romper el silencio: "Me confundieron con un loco cuando era un soñador", dice su estado de WhatsApp. Es un saludo rápido entre risas genuinas. Caballero se disculpa con Andrea y Flory por la tardanza, ellas están concentradas en la lista de amistades y familiares a invitar.

A la par de ellas una familia mantiene la esperanza de vender flores, de que la gente se las lleve para sus casas, para sus vidas. Flores que viajen como los mensajes de sus obras, a las que aún no cobran entrada a pesar de que no reciben ningún apoyo financiero externo. A veces viven de la convicción.

La vicepresidenta Ana Helena Chacón las ha apoyado (el preestreno se realizó en Casa Presidencial) y el viceministro de Juventud, José Ricardo Sánchez, les facilitó la Sala Magón del Cenac para los ensayos, a la que ahora se dirigen. Es un espacio amplio y aristocrático, habitado alguna vez por los administradores de la extinta Fábrica de Licores.

Entran en conjunto al lugar donde poco a poco han dejado de estar afuera, donde inicia la “transformación interna”, según se lee en la descripción de la página en Facebook.

Un esfuerzo titánico para romper el silencio

La entrevista es para Jimena Caballero, en su cargo como directora. Sin embargo, para ella es inconcebible ser la única voz de un trabajo colectivo. Así, las respuestas se vuelven múltiples. La acompañan:

Flory Núñez, actriz de Culpables.

Andrea Castillo, actriz de Culpables y Transgénero.

Andrea Álvarez, actriz de Culpables.

Laura Campos, actriz de Culpables, eventual colaboradora en producción y profesional en teatro.

¿Quiénes son Las de Afuera?

Jimena: Se escogió ese nombre en función de las personas que se encuentran en exclusión social y es como una burla al propio empoderamiento; a decir “aquí estamos”, somos las de afuera y ya llegamos. Surge hace doce años, cuando yo era estudiante de Ofir León (actriz y bailarina fallecida), que trabajaba con privadas de libertad en danza.

Siempre admiré su trabajo y le dije que quería hacer lo mismo. Claro, ha sido desde el teatro y desde el discurso psicológico. Empecé en el Buen Pastor. Les dije a las chicas: ¿Qué les parece este nombre (Las de Afuera)? Y quedó, luego el grupo se cerró pero hubo varias chicas que iban saliendo en libertad en ese momento y me buscaron inmediatamente, para decirme que querían seguir haciendo teatro y que siguiera existiendo Las de Afuera.

Al mismo tiempo yo dije, bueno, también quiero visibilizar otras problemáticas, entonces llegué a Transvid” y me sorprendió un montón la lucha que hacían ellas. El lugar que tienen para sobrevivir las mujeres trans en situación de pobreza es el trabajo sexual. Entonces se acostumbran a este tipo de violencia porque es la única salida que tienen. Su esperanza de vida es de 32 años, eso es un marco que refleja la cantidad de violencia en la que están sumergidas.

Flory: Yo escuché de Las de Afuera cuando fui a ver las obras de las otras chicas que Jime tuvo, las que estaban privadas. Ya había salido y se me habían olvidado muchas de las cosas que pasan en ese lugar. Y cuando escuché hablar de Las de Afuera, yo dije, quiero ir a ver las obras, porque obviamente yo me iba a identificar con muchas cosas.

Salí en un mar de lágrimas y me impactó mucho. Y yo dije, quiero hacer esto. Cómo si ellas están dentro, están hablando con nosotras, por las que están ahí y por las que están afuera; yo con mucho más razón que estoy afuera y tengo más posibilidades puedo hacerlo. Me di cuenta que había oportunidad de entrar.

Era como eso de aprender teatro y luego ya uno se da cuenta que es mucho más que eso, la oportunidad de hablar por muchas chicas que no lo hacen, tal vez por miedo o por los mismos estereotipos de la sociedad, o por muchas cosas, pero uno siente esa necesidad de decir las cosas como son.

¿Qué exactamente se quiere lograr con las dos obras?

Jimena: Se quiere sensibilizar a la sociedad -por medio de textos que educan- sobre cuáles son las problemáticas que hay con estas poblaciones, que por culpa de los estereotipos las excluimos aunque sean personas y sujetos de derecho.

Las de Afuera Costa Rica

Parece haber una ironía clara en el nombre “Culpables”...

Flory: Muchas veces el ser humano tiende a culpar a la otra persona en vez de hacer un análisis de nosotros mismos para ver en qué estamos fallando. Entonces “Culpables” nos dice que a los finales todos somos culpables. Inclusive hay una parte de un texto de la obra donde la chica dice que el papá está preso y que ella es culpable, pero culpable de amarlo.

Somos culpables de no ver realmente por qué pasan las cosas.

Jimena: Es una cadena dentro del eslabón de las estructuras sociales. Porque cuando vemos que estamos metiendo a prisión a mujeres, que la gran mayoría está ahí por narcotráfico, porque no tiene para darle de comer a sus hijos, nos damos cuenta de que esas mujeres delinquieron por la misma vulnerabilidad en la que se encontraban y que nunca debían de haber estado en prisión porque fue el Estado el que les falló.

Les fallaron los jueces, las personas que trabajan en las instituciones, les fallamos la sociedad, les fallamos absolutamente todos.

Hay dos términos en la descripción de Facebook de Las de Afuera: empoderamiento y auto reflexión ¿Qué significan para ustedes?

Andrea Álvarez: Es más que todo llegar a enterarnos del valor que tenemos y el saber que tenemos la capacidad de empoderarnos, de lo que en un ayer tal vez nosotras nunca nos dimos cuenta que teníamos ese poder para hacerlo. Nosotras somos detenidas para ser investigadas, no somos investigadas para ser detenidas. Son dos cosas muy diferentes. Cuando a usted lo mandan a una prisión preventiva, a usted lo detienen para investigarlo, no lo investigaron para detenerlo.

Entonces para mí es poder llegar a empoderarse de aquello que en algún momento a nosotras se nos fue de las manos como agua por ignorancia, por la vulnerabilidad en la que nosotras vivíamos, porque realmente la mayoría de las mujeres del Buen Pastor están por tráfico penal o tráfico de la calle. No lo hacían porque su gusto era vender droga, o meterla a un penal, sino por necesidad de tener hijas pequeñas, porque no estábamos preparadas, porque habíamos crecido en un núcleo de violencia desde que éramos unas niñas.

Entonces no sabíamos cómo desarrollarnos dentro de una sociedad. Y esa sociedad aparte no nos aceptaba y no nos enseñaba a cómo poder desarrollarnos dentro de ella misma.

Jimena: El derecho más importante es el derecho a la educación, porque es el que permite el acceso a usted conocer los derechos. Si usted no conoce sus derechos no puede defenderse. Eso tiene que ver con el empoderamiento.

¿A qué situaciones de vulnerabilidad o incumplimiento de derechos humanos les han dado prioridad en las obras?

Jimena: Se refleja la falta de acceso a educación, salud, trabajo, el tema de la hoja de delincuencia. La falta de acceso de salir como mujer a conseguir un trabajo por los mandatos de género que nos han hecho creer que hay que cuidar a los hijos. En el caso trans la Ley de identidad de género...

¿Cómo fue el proceso de construcción del montaje y de los personajes?

Jimena: Los personajes son ficticios. Digamos, ninguna historia es la historia de ninguna. Yo nunca les pregunté a ellas “¿cuál es su historia?” para ir a escribirla. Pero como las historias tienen que ver con investigaciones que estudian estas poblaciones, es muy fácil que todas se sientan representadas en las historias de todas inclusive.

ldaafiche2016

¿Qué aspectos se evaluaron en la audición?

Jimena: Nada (risas).

Flory: El deseo nada más de querer participar.

Andrea Álvarez: Yo creo que el deseo de podernos expresar por medio del teatro, lo que fue la vivencia propia de cada uno. Porque igual como dice Jime, los papeles son ficticios, pero todas yo creo que nos relacionamos de una u otra forma. En Culpables todas estuvimos privadas de libertad (a excepción de Laura, colaboradora del proyecto), y los familiares también. O sea, ellos sufren por su ser amado que está ahí adentro. En el caso de las chicas trans ellas sufren por una situación que nosotras también sufrimos pero de diferente forma. Todas nosotras nos comunicamos, es como un complemento.

¿Todas las que entraron en la audición se quedaron?

Jimena: Ya no están las mismas que cuando empezamos. Hubo muchas que se salieron por el tema de que no tenían para los pasajes (a nosotras nadie nos financia), todas venimos aquí por puro amor y a veces una no tiene para los pasajes, entonces la otra se apoya y ahí vemos cómo hacemos para llegar acá.

¿Cómo llevar las vivencias colectivas al público?

Andrea Castillo: Es que Jimena siempre ha escrito los textos y los textos tienen relación con algunas de las vivencias de nosotras, entonces es tan fácil para nosotras poder pararse en un escenario y transmitir todo eso que el texto dice... porque lo hemos vivido y también las personas que hemos conocido.

Andrea Álvarez: Nosotras presentamos una realidad. Es nuestra realidad. Nosotras no presentamos papeles. Esa es la realidad de nuestro teatro (risas colectivas por la filosofía desbordada).

Jimena Caballero: No es teatro y no pretendemos que lo sea, porque para ser actor o actriz, o director o directora hay que ir a estudiar verdad, y nosotras tenemos claro eso (risas colectivas de nuevo).

lasdeafueraobra2

¿Cómo han organizado los ensayos desde marzo? ¿Cómo han sido?

Jimena: Ha sido una locura.

Andrea Castillo: Es un reto.

Flory: Explotadas.

Jimena: Ensayamos jueves en la tarde - noche y los domingos, que a veces estamos desde las diez de la mañana hasta las siete u ocho de la noche. Pasó con una estudiante trans que no sabe escribir y leer bien, entonces aprenderse el texto es sentarse a parte con ella, sacar horas aparte para decirle “A ver, venga mamita, repita conmigo: taca taca taca taca”. Son poblaciones que a veces tienen muy baja escolaridad, esa es la realidad. Entonces sí, han sido muchísimas horas de trabajo.

En la página de Face también se habla de un proceso de “transformación interna” ¿Qué pueden comentarnos de esto?

Andrea Álvarez: Yo hace poco me incorporé (Jimena interviene: “Sí, hace como tres semanas y se aprendió el texto yo no sé ni cómo”) y la transformación de nuestras vidas para mí ha sido más una sanidad.

Porque mi papel es completamente a la inversa de lo que yo viví en la cárcel. Pero cuando yo lo estoy haciendo tengo regresiones de todo lo que yo viví en el Buen Pastor. Entonces mi transformación me ha vuelto a recordar de donde yo nunca más quiero volver pero que tampoco puedo olvidar que estuve ahí, porque en el momento en el que yo lo olvide yo voy a volver a querer sentir de nuevo aquella experiencia.

El 90 o casi 100% de los momentos fueron horribles, pero hubo momentos en los que usted se rió también, en los que usted vaciló. Entonces el hecho es no regresar a donde yo salí, de donde a mí Dios me sacó. En lo poco que he estado aquí he interactuado con las chiquillas, somos como una misma mente pero con diferentes pensamientos. Todas venimos de un mismo sufrimiento, de un mismo dolor.

Flory: A veces una viene estresada, cargada de problemas. No dejamos de ser seres humanos que cometemos errores, que llegamos tarde a los ensayos, pero de eso se trata, es aprender valores, enriquecernos, respetarnos. Yo nunca había tenido una amistad con un chica trans, y muchas veces uno ve solo lo que uno es y cree que es solo a uno el que lo excluye la sociedad.

Andrea Castillo: La transformación ha sido social y personal. Ha cambiado mucho el panorama y la imagen que tiene una como transexual. Piensan que las transexuales somos trabajadoras sexuales o solo servimos para hacer maldades.

A nivel personal ha sido muy bonito, porque entonces la gente cambia la visión y dice “Mirá, está en una causa, está haciendo algo provechoso, en un grupo social, algo bueno”.

¿Qué particularidades hay en el hecho de que ninguna tenga preparación profesional en teatro? A excepción de Laura…

Laura: Este es un trabajo de dos caras. Primero el trabajo para ellas, las artes desarrollan muchas capacidades personales, motoras, emocionales, corporales, intelectuales. Y eso no tiene que ver con que sean profesionales o no, es un trabajo personal.

La gente no está esperando ver un resultado de la Compañía Nacional de Teatro, saben que ellas no son actrices y que las historias que están contando en realidad son de verdad. El segundo es que es un trabajo social para hacer evidente una posición de ellas como un espacio vulnerabilizado en la sociedad.

Entonces las personas que lo perciben realmente lo que están escuchando es la historia y no más el trabajo actoral. Claramente sí se ha trabajado con ellas dicción y proyección de la voz, trabajo corporal, la parte dramática, porque independientemente de que sean actrices o no, la gente tiene que entender qué es lo que están contando.

lasdeafueraobra3

¿Cómo hacer un balance entre denunciar la violencia y la exclusión social sin necesariamente reproducirlas?

Jimena: El texto sí lo escribo como psicóloga. Aquí no vengo como psicóloga pero el texto sí lo hago pensado y diseñado de una manera muy estratégica de cómo generar ciertos mensajes desde la psicología social.

Laura: Y además son historias de verdad. Entonces si es un cliché o no, eso es indiferente, porque aunque lo sea está pasando. Es decir, “esto lo he visto siempre en las noticias”, pero ahora “eso que veo” tiene un nombre.

Andrea Álvarez: Nosotras somos Las de Afuera, pero hay muchachas que están privadas de libertad que vienen para afuera y nuestra meta es que ellas no tengan que volver a pasar por algunas de las situaciones que nosotras hemos pasado.

Ya han recibido apoyo del TCU “Comunicación para el desarrollo y el cambio social” (UCR) y de la organización “Transvida” ¿De quién más han recibido o deberían recibir?

Jimena: Doña Ana Helena Chacón vino aquí a visitarnos y se portó divina con todas, es un amor de persona, nos ha apoyado mucho. Ella fue quien facilitó este espacio.

También el viceministro de Juventud, José Ricardo Sánchez, nos abrió las puertas para hacer el espacio del Cenac más inclusivo, porque antes inclusive estas salas, nos explicaban, que no las habrían por un tema arquitectónico, pero son espacios que le pertenecen a la ciudadanía.

Laura: Lo que pasa es que ha habido una carencia a nivel de producción teatral ¿Se ocupa apoyo? Sí ¿De instituciones? Cualquiera, pero ¿qué ha pasado? La producción de esto -aunque tiene apoyo mediático y de algunos bienes-, todo lo que es ahora producción como tal (utilería, vestuario, afiches, programas de mano, alimentación, pasajes…), eso todas lo estamos poniendo, y el TCU.

A nosotras nos encantaría por ejemplo que el Inamu (Instituto Nacional de la Mujer) nos apoyara, que nos diera viáticos para los ensayos (Jimena agrega: “Han estado tratando de coordinarlo pero no han podido todavía”). Buscamos apoyo también del Ministerio de Cultura, del Ministerio de Educación, de universidades, porque ya para el otro año sí se ocupa un presupuesto.

En una frase de las obras dice “¿Por qué si todos somos iguales, algunas vidas son condenadas al dolor?” ¿Cómo responden ustedes la pregunta?

Jimena: Porque desde un discurso de derechos humanos se supone que todas las personas deberíamos tener acceso a los mismos derechos. Y uno podría decir, bueno, es que hay gente que nace en lugares distintos, más o menos privilegiados, pero el Estado debe de garantizar que todos los lugares sean iguales.

Las de afuera Costa Rica

¿Cómo “romper el silencio”? Que también dice eso en la página de Face…

Laura: Diay, como lo estamos haciendo.

Andrea Álvarez: Correcto.

Jimena: En este instante...

Laura: Este trabajo es justamente para eso, para que ellas ya no tengan que guardarse la historia sino que la puedan compartir y que gente la escuche y comparta la historia. Porque te aseguro que cualquiera que ve el espectáculo sale hablando de esto y se lo comenta a alguien.

Flory: Hoy en día pasa que todos somos un número. “Mueren 50 personas”, pero son 50 personas que tienen familia, que tienen hijos, que tienen necesidades, que sienten, que sufren (Laura: “Que tienen nombre”).

Son 500 privadas de libertad que cometieron un delito, entonces se merecen estar ahí, pero son personas que tienen derechos -igual que todos-, que muchas veces o que casi siempre se violentan (Andrea Álvarez: “¡Son completamente violentadas!”).

Exactamente, entonces es que la gente se lleve eso en el corazón de que somos seres humanos. No queremos dar lástima. Que se vayan con esa mentalidad. Esa es la idea y eso es lo que estamos haciendo.

Fotografías de Javier Segura y del Facebook de Las de Afuera y la Vicepresidenta de la República.

Comments

comments

Eber Víquez León