Actualmente hay 21 millones de personas en el mundo que se encuentran en condición de refugiadas.

Se trata de un número sin precedentes, según Amnistía Internacional. Más de 4 veces la población total de Costa Rica.

Son 21 millones de personas que se encuentran “fuera de su país de nacionalidad o de residencia habitual, tienen un fundado temor de persecución a causa de su raza (origen étnico), religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas, y no puede, o no quiere, acogerse a la protección de su país, o regresar a él, por temor a ser perseguido”, según indica el artículo 1 de la Convención de Ginebra.

Estas personas –algunas incluso con sus familias– se han visto obligadas a huir de sus hogares por distintas situaciones, entre ellas: la violencia, la guerra, el crimen organizado, el cambio climático y la persecución.

Muchos países se están negando a proteger a estas personas. Incluso, existen hombres y mujeres en puestos de poder que hablan públicamente de las personas refugiadas definiéndolas como “ilegales” o “invasores”.

De esta forma, algunos gobiernos –sobre todo en países ricos– están eludiendo su responsabilidad para con las personas refugiadas, causando sufrimiento y una crisis humanitaria global.

Por esa razón, organismos internacionales y fundaciones están trabajando en empoderar a la sociedad civil para que actúe desde distintos escenarios en la defensa y promoción de los derechos humanos de las personas refugiadas. Y los costarricenses también podemos sumarnos. Pero, ¿cómo?

Acnurrefugiados

Infórmese

El punto de partida es la información que existe en el país sobre los refugiados. Puede consultar, por ejemplo, el sitio web de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados y la página de la Asociación de Consultores y Asesores Internacionales, donde aprenderá cómo se realiza el proceso de solicitud de refugio y cómo se puede hacer trabajo voluntario con las organizaciones que ven el tema.

El ACAI, por mencionar un caso, promueve la protección de las personas refugiadas y solicitantes de esta condición, velando por la correcta aplicación de la normativa nacional e internacional. Además, brinda asesoría y orientación en cuanto al procedimiento que realiza el Gobierno para la determinación del estatuto migratorio y ofrece orientación en materia laboral, civil, familiar, penal y migratoria. Esta Asociación, también, ofrece servicios dirigidos a la colocación de personas refugiadas en puestos operativos y brinda capacitaciones para sensibilizar sobre la situación de los refugiados en el país.

También se puede solicitar información en la Dirección General de Migración, en la oficina de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) ubicada en San José y en la Dirección de Protección Especial de la Defensoría de los Habitantes.

Particularmente, en Costa Rica, la cantidad de solicitudes de refugio de personas de El Salvador, Guatemala y Honduras se ha incrementado considerablemente debido a la ola de violencia del Triángulo Norte, por lo que el apoyo de sociedad civil organizada es urgente.

Planifique sus acciones en favor de los refugiados. Después de informarse, es necesario hacer un análisis del contexto local y un intercambio de ideas con personas cercanas que también estén interesadas en el tema.

Elija en qué puede actuar

Por ejemplo: ¿Podría enviar una carta a los medios de comunicación solicitando una mayor y mejor cobertura del tema de los refugiados en Costa Rica? ¿Podría hacer voluntariado en el ACAI o con alguna fundación que atienda el tema? ¿Le interesa realizar algún curso en línea donde aprenda cómo defender los derechos de las personas refugiadas y dar asesorías gratuitas a quien lo necesita?

Sensibilice a sus amigos y familiares sobre el tema e involucre a otras personas. Amnistía Internacional recomienda buscar formas creativas de compartir información y reflexiones con sus conocidos o con personas a nivel local e internacional. Por ejemplo:

  • Escriba un artículo en su blog o en el periódico o medio local.
  • Organice una exposición en su universidad o colegio, un debate público o una manifestación.
  • Organice una proyección de una película o documental sobre el tema. Prepare una obra con su grupo de teatro.
  • Genere alianzas con instituciones públicas o fundaciones para promover la discusión sobre la situación de los refugiados en el mundo y la responsabilidad de los Estados.
  • Funde un grupo de debate en Internet.
  • Dirija o participe en campañas.
  • Firme peticiones y anime a otras personas a hacerlo.
  • Póngase en contacto con las autoridades del gobierno local para atraer su atención hacia problemas específicos de derechos humanos.
  • Funde un equipo de trabajo interesado por el tema en su lugar de trabajo o en la comunidad.

Finalmente, sea alguien perseverante y activo en la lucha: Denunciar violaciones a los derechos humanos y aportar en la solución de problemas humanitarios nunca ha sido sencillo y requiere un gran compromiso y un trabajo arduo y constante, pero al final, ayudar a mejorar la calidad de vida de otras personas hace que valga la pena todo el esfuerzo.

Floribeth González

Apasionada por los Derechos Humanos. Lic. en Producción Audiovisual, estudiante de Maestría en RAC y Mediación. “Opinóloga” en Contexto.

Comments

comments