Sign in / Join

De Brooklyn a Costa Rica: Fue la mejor decisión de mi vida

“Soy escritora, soy profesora, soy madre, soy esposa, soy migrante”.

El staff de The Tico Times conoció a Natasha Gordon-Chipembere en septiembre del 2015 en las páginas (virtuales) de Essence. La revista publicó un artículo que ella escribió titulado Y entonces nos fuimos": ¿Por qué una mamá negra mudó su familia a Costa Rica? (And So We Left’: Why One Black Mom Moved Her Family to Costa Rica).

La profesora nacida en Brooklyn contó sobre su decisión, junto a la de su esposo, de trasladar a su familia al país natal de su madre debido a “la violencia que invade a los cuerpos negros y marrones en Nueva York y más allá”. Escribió sobre la forma en la que “hemos tenido que reajustar constantemente nuestras cuerdas de actitud defensiva en una Costa Rica que ha asimilado a nuestros niños como personas que tienen derecho a soñar... Nuestros niños, a quienes siempre les fue dicho que necesitaban tutores en su escuela privada de Brooklyn, se transformaron en mariposas ante nuestros ojos”.

Sabíamos que teníamos que hablar con ella y nos emocionamos cuando lanzó su columna en The Tico Times, Musings from an Afro-Costa Rican (Reflexiones de una Afro-Costarricense),que durante poco más de un año nos ha llevado y a nuestros lectores al histórico Limón y al Pueblo de los Pardos, a un asombroso naufragio en Cahuita, a Casa Presidencial y a una inolvidable tarde en Desamparados donde Prince tocó el alma de una adolescente afro-costarricense que visitaba a su abuela.

Para el lanzamiento de nuestra nueva serie semanal de historias de inmigración costarricense —entrevistas con residentes extranjeros o personas nacidas en Costa Rica con historias de inmigración en sus familias— sabíamos dónde queríamos comenzar. Gordon-Chipembere, de 46 años, escritora, maestra y madre de dos hijos, habló con The Tico Times, vía Skype desde su casa en Cariari, sobre su experiencia en Costa Rica hasta el momento y sus proyectos actuales. A continuación algunos extractos.

***

Ya sabemos un poco sobre por qué usted vino a Costa Rica. Pero después de varios meses, ¿ha funcionado como esperaba?

Fue la mejor decisión de toda mi vida, absolutamente.

Había tres cosas que realmente me motivaron y a mi familia. Mi marido y yo realmente queríamos otro lugar para criar a nuestros hijos, en particular a nuestro hijo, que tendrá 16 en abril. A pesar de estar en una escuela privada muy rica, una escuela cuáquera en Brooklyn, ya había alcanzado esa edad y altura donde los policías le daban una segunda mirada. Llegó el punto en que estaba pensando en dejar mi trabajo para ser su sombra corporal. Mi mentor [me aconsejó]: este es un buen momento para llevarse a su hijo y correr. Váyase y dele una vida.

No teníamos idea de lo que Costa Rica nos traería, pero sabíamos que habría diferencias en el tema de seguridad. Y absolutamente, ese ha sido el caso... No estamos considerando universidades en los Estados Unidos. Sólo estamos mirando Canadá [en términos de opciones] fuera de Costa Rica.

La segunda razón fue que tenemos cerca de 70 miembros de nuestra familia viviendo en San José, cuatro generaciones, realmente extensas. Cada mes nos reunimos para almorzar. Nos turnamos quién cocina y todo está muy bien establecido. Es una red familiar increíblemente unida y muy afianzada. Queríamos eso para nuestros hijos como ejemplo.

La tercera razón es que cuando tomamos la decisión de venir aquí, había estado haciendo cuatro años de investigación histórica sobre la esclavitud en Costa Rica, y sabía que estaba escribiendo una ficción histórica que reescribe la narrativa de La Negrita.

Hemos sido felices en Costa Rica. Aquí es donde estaré; este es el resto de mi vida.

Cuando esa gran familia se reúne, debe ser intenso.

En realidad es bastante hermoso. Siempre hay un partido de fútbol con todos los primos.

Por supuesto, usted ya era en parte costarricense a través de su madre. ¿Cómo es la historia de cuando su familia vino a Costa Rica?

Mi bisabuela era de Jamaica, mi bisabuelo de Nueva Orleans; él fue contratado por Northern Company, la compañía de Minor Cooper Keith, para venir a Costa Rica a trabajar en el Ferrocarril del Norte a principios del siglo XX ... Fue de Nueva Orleáns vía Jamaica, donde encontró a mi bisabuela y se fueron a Limón donde fueron contratados para dirigir los Cuarteles del Norte, los alojamientos de huéspedes. Tenían siete hijos, una de los cuales era mi abuela.

Mi madre también nació en Costa Rica, pero no fue hasta 1948, después de la Guerra Civil, que permitieron a las personas de origen afrocaribeño de Limón naturalizarse... así que aunque mi madre nació en Costa Rica en la década de 1930, era básicamente no-ciudadana. Y aunque mi madre es costarricense de segunda generación, técnicamente, fue naturalizada por el primer abogado afro-costarricense en el país.

¿Durante su estancia, qué le ha impactado sobre el tema de raza o relaciones internacionales en Costa Rica?

Todavía escucho y veo un desdén por las personas de Nicaragua, sobre todo porque mantienen el espacio del trabajo doméstico aquí... En términos de cómo me perciben, siempre he notado que una vez que abro la boca, la gente dice: "Ah, ella es gringa", así que aunque soy una persona afrodescendiente, no voy a levantar algunas de las mismas sospechas que sí levantaría alguien de Limón.

Costa Rica tiene sus problemas de racismo, absolutamente, y eso es porque no conoce su historia. La gente va a venir y  me va a pedir que les dé una charla sobre la historia de la esclavitud en Costa Rica, que duró 200 años, pero la gente no lo sabe ... Sin embargo, una de las cosas que me encanta de Costa Rica es que una vez que le dices a la gente algo... están dispuestos a aprender. No he encontrado esto en ningún otro lugar. No se cierran.

Eso es muy interesante. ¿Por qué cree que es así?

La apertura recae en los jóvenes. Los costarricenses más jóvenes están completamente dispuestos a involucrarse.

Para los lectores interesados en aprender más sobre la historia afro-costarricense, ¿cuáles son los libros, pensadores y académicos más importantes?

Cualquier cosa de Quince Duncan es importante. Realmente es el centro de un movimiento cultural literario... También Ron Harpelle, Carmen Hutchinson, Ken Lohse, Rina Cáceres.

¿Y cómo va su libro?

¡Ya viene! Finalmente me di cuenta de quién va a morir. Mi marido me habló de esto a las 4:30 de la mañana. Es una ficción histórica, ambientada en Cartago, 1634 ... No creo que nadie haya escrito sobre este período de tiempo en Costa Rica en ningún idioma.

Y usted también es maestra.

Cuando estaba en los Estados Unidos, dejé un trabajo como profesora asociada titular. Al dejar eso y el ingreso financiero que implicaba, comencé de nuevo, así que estoy haciendo malabares con un montón de cosas que me permiten escribir.

Enseño literatura; siempre he mantenido un negocio de edición independiente donde específicamente trabajo con personas que están escribiendo sus tesis; dirijo retiros de escritores; y acabo de iniciar un se servicio de consultoría en línea para familias que quieren mudarse a Costa Rica. Tengo que decir que Donald Trump me puso en el mapa un poquito.

Es un trabajo realmente interesante. En realidad es muy agradable hablar con la gente sobre la vida en Costa Rica y lo cómo es mudarse: estimaciones sobre qué traer, residencias, abogados, aplicaciones. Nunca había tenido nada de eso. Llegamos en ciego y aterrizamos tan bien.

THE-WORLD-IN-COSTA-RICA-Logo-1

Artículo por Katherine Stanley para The Tico Times. Traducción por Karina Vargas para Contexto y para ustedes. Esta es la primera de una serie de colaboraciones ida y vuelta que publicaremos en conjunto, el Tico y nosotros. No podríamos estar más felices.
Contexto