Sign in / Join

Entrevista: Luis Guillermo Solís

Detrás de las cámaras.

En Contexto queríamos, por supuesto, entrevistar al presidente de la República, Luis Guillermo Solís. Pero no todavía. Recién lanzamos el 29 de octubre pasado y para nuestro primer semestre nuestro afán no era otro que empezar a darle forma al proyecto y hacer camino al andar, poco a poco. Sin embargo, a poco más de un mes de nuestro nacimiento recibimos una invitación de parte del equipo de producción de Va de Frente, programa de SINART estrenado meses atrás con la intención, según se anunció en su momento, de ofrecer un espacio de rendición de cuentas a la ciudadanía.

La previa

Hemos desarrollado este espacio como un medio de la gente y para la gente. A partir de los encuentros que celebramos los martes hemos ido consolidando un grupo de ciudadanos de distintas profesiones y oficios comprometidos con la iniciativa, a quienes poco a poco sumamos en un grupo digital desde el cual abordamos discusiones, ideas y proyectos. Ahí mismo anuncié la invitación y solicité a los integrantes que elaboráramos entre todos la entrevista. La idea era aprovechar el espacio de 26 minutos para realizar tantas preguntas como fuera posible. Al contar con ingenieros, abogados, biólogos, médicos, psicólogos y artistas (entre otros) podíamos amasar un cuestionario diverso, que representara los intereses e inquietudes de tantos sectores como fuera posible. A lo largo de varios días fuimos sumando distintas preguntas hasta amasar unas 20, que luego revisamos en la oficina junto a Hugo Cuello y Trilce Villalobos, quienes se encargaron de darle forma a la lista final.

Previo al encuentro se nos indicó (además de la duración del encuentro) que no habría moderador, ni público. "Es una entrevista en tono de diálogo crítico, en la cual se espera que sea un intercambio sincero, transparente y directo con el mandatario. Don Luis únicamente conoce quién es el invitado y el tema". Sabíamos, además, que el tema a tratar era "promesas y cumplimiento", razón por la cual junto a Hugo y Trilce revisamos el plan de gobierno del presidente y elegimos puntos aleatorios de sus "10 compromisos con Costa Rica" para preguntarle por ellos.

Acto seguido vimos los dos programas que ya estaban disponibles y reparamos en algunos temas de logística. Queríamos evitar al máximo acaparar la palabra para aprovechar mejor el tiempo y darle menos rango de distracción al presidente. Coincidimos en que la mecánica del programa resultaba un poco tiesa y anacrónica, lo cual definitivamente se reflejaba en la poca tracción que ha tenido en YouTube. Eso sin embargo, no dependía de nosotros, así que había que jugar con las reglas del juego.

A efectos de ayudar a la difusión y procurar darle una dinámica más fresca al espacio propusimos hacer un detrás de cámaras con René Montiel, quien en ese momento se encontraba produciendo su especial de Vlogmas. Sin embargo, las políticas del canal (o de la producción o de quien sea que tome esas decisiones) impidieron que lleváramos la idea a un feliz puerto. No dejó de parecernos irónico a la luz del que consideremos uno de los puntos débiles de la gestión Solís: la comunicación. Ideas como la de este programa ponen de manifiesto una clara intención de contrarrestar la deficiencia en el rubro que ha caracterizado a este Gobierno, pero es imperativo ir más allá de las buenas intenciones, particularmente si se espera incentivar y promover la participación ciudadana.

Un detalle simpático e irónico del encuentro fue el video promocional. Se puede escuchar mi voz explicando por qué acepté la entrevista. Entre otros detalles destaco el hecho de que no había control previo de las preguntas ni manipulación o control del contenido. Inicialmente no me percaté del juego en la edición (por eso digo, no deja de ser irónico), pues da a entender que estoy diciéndole eso al presidente, cuando no fue el caso. Claro, para mí era obvio, pues sabía que lo dije en otro momento, pero al espectador le queda la impresión de que el intercambio fue con él...

Diego Delfino y Presidente Luis Guillermo Solís Rivera,Programa Va de Frente Canal 13 SINART, fotos: Roberto Carlos Sánchez

La entrevista

Ir al Sinart es como abordar el DeLorean del Dr. Emmett Brown. Ubicado en los confines de La Uruca uno tiene, al arribar, la sensación de que el sitio se quedó estancado en la década de los setenta. Llegué puntual y no tardé ni un minuto en pasar a maquillaje. Un par de fotos de protocolo y listo, arrancó la entrevista. Habíamos bromeado en la preparación con mover la silla y acercarla al presidente, pero no fue posible debido a la iluminación del set, centrada en cada asiento. De acuerdo a lo preparado, me dediqué a realizar tantas preguntas como me fuera posible, procurando no desviar el camino del intercambio ni entrar en puntos muertos.

En términos generales (como podrán apreciar en el video) el presidente lució preparado, capaz de abordar todos los temas planteados con el conocimiento del caso. Le percibí confiado en los tres puntos medulares de su proyecto de Gobierno (economía, pobreza, transparencia) así como claro en las deudas pendientes. Aludió a la resistencia al cambio que ha enfrentado en los mandos medios, así como a los rezagos estructurales que han dificultado el avance. No me pareció, sin embargo, que procurara excusarse o dar a entender que "no se le permite trabajar" (más allá de las previsibles pedradas a Cuesta de Moras).

Comunicación, percepción ciudadana y futuro

"No le voy a echar la culpa a la gente", me dijo, cuando le pregunté por la pobre percepción que tiene el pueblo sobre su gestión (según las encuestas publicadas por distintos medios, particularmente esta). Aceptó que la comunicación del Gobierno pudo ser mejor e insistió en que será este año cuando la gente podrá ver los resultados en infraestructura pública que no pudieron (según asegura) atenderse con la premura deseada debido a trabas preexistentes. "Algunos de estos rezagos tienen cuarenta años".

El presidente aceptó además que ha quedado debiendo en incorporar a la gente a la gestión del Gobierno. "Me gustaría un Gobierno mucho más interactivo... pareciera que no hemos sido capaces de construir ese puente entre ciudadanía y política pública entre Gobierno y gente que es tan importante para la visión de país que tenemos a futuro". Siempre hablando de lo que viene para Costa Rica y más allá de que el PAC continúe al frente de la administración del país, el presidente es optimista, pues considera que quien sea que asuma el mandato tendrá que ponerse a trabajar pues el control ciudadano es cada vez más severo: "la gente es mucho más exigente, ya no come cuento... el clientelismo ya hoy, no se acepta, la gente es mucho más crítica".

Más rápido de lo esperado se acabó el tiempo. Pude pedirle cuentas al presidente en torno al nombramiento de Mariano Figueres y el funcionamiento de la DIS (cerca del 19:30 su respuesta): "Si ha habido un precio político por tenerlo incorporado... estoy dispuesto a pagarlo, porque sé de la calidad que tiene como persona y como funcionario público". Conversamos también sobre la atención a las minorías y poblaciones vulnerables (afrodescendientes, adultos mayores, indígenas, LGBTI). El presidente dijo estar convencido de que la consulta indígena se concretará antes de finalizar su Gobierno.

Luis Guillermo Solís concluyó asegurando que durante el 2017 y el 2018 el país podrá ver cambios notables en infraestructura vial, escolar, acueductos y vivienda. Asimismo, "si se aprueba el plan fiscal" se comprometió a entregar el mandato con "una economía en crecimiento". Por último, "yo quisiera imaginar que vamos a tener un país en paz, sin la conflictividad que tuvimos al final del mandato de mi predecesora". Aprovechó para, entre risas, asegurar que la ley de protección animal estará aprobada antes del fin de su gestión.

Un café no agendado

Terminamos. Me despedí de un par de colegas, agradecí por el espacio y me retiré. Una vez en la calle me disponía a pedir un taxi cuando salió la comitiva presidencial, tráficos, etc. Un 4x4 se detuvo y el propio presidente bajó la ventana para preguntarme si necesitaba ride. "Vamos a comernos una empanada, ¿nos acompaña?". Si algo dice Esencial Costa Rica tiene que ser eso. Nos detuvimos frente al Hospital México y entramos en una pequeña soda (de dos o tres mesitas). En la acera del frente un grupo de curiosos señalaba. Dentro del local, las dos mujeres encargadas, sonreían ante la imprevista visita.

Fue, sin duda, un momento anecdótico, durante el cual el presidente dejó los protocolos de lado y se entregó a una conversación más fluida y distendida, que abarcó temas como las relaciones con Nicaragua y la emergencia nacional por el huracán Otto. Mientras tomaba mi café pensaba en lo pintoresco que, afortunadamente, todavía es nuestro país. Y, sobre todo, en la segunda parte de esta entrevista, que espero podamos celebrar en Contexto, en nuestra cancha, con nuestras reglas y en nuestros términos. Será prudente entonces revisar con el presidente si cumplió lo que aquí prometió y si los datos que nos compartió se sostienen.

Hasta entonces.

DiegoDelfino_PresidenteLuisGuillermoSolisRivera_SINART_vadeFrente_14Dic2016_RCS_3547

Fotografías: Cortesía de Roberto Carlos Sánchez

 

Comments

comments

Diego Delfino