Sign in / Join

Camaleón: una estrategia que salvará vidas

"El tiempo es cerebro".

Es muy probable que usted conozca (o llegue a conocer) al menos una persona que ha sufrido un "derrame cerebral", recordando que "derrame", es el término con el que la gente comúnmente se refiere a los eventos vasculares cerebrales.

La enfermedad cerebrovascular es la tercera causa de muerte en los Estados Unidos de América (EEUU) y en gran parte del mundo occidental. Como si lo anterior fuera poco, es la causa principal de invalidez en adultos. En Costa Rica, este padecimiento genera 1.254 muertes al año, con lo que se sitúa como la quinta causa de muerte a nivel nacional, pero además, provoca 2.943 hospitalizaciones cada año, lo cual tiene una repercusión innegable en términos de costos para el sistema de salud nacional.

Para entender qué es un EVC, se debe partir de que existen 2 grandes categorías en las que se dividen estos eventos: los isquémicos y los hemorrágicos. La mayor parte de los EVC son isquémicos (al rededor del un 85%) y se generan producto de la obstrucción de una arteria que se encarga de llevar sangre a alguna zona del cerebro. Esto es lo que se conoce como un infarto cerebral. En la otra cara de la moneda están los eventos hemorrágicos (el restante 15%), que son aquellos en los cuales se presenta un sangrado dentro del cerebro o en las estructuras que lo rodean.

Factores de riesgo para presentar un ECV. Fuente: CCSS

Factores de riesgo para presentar un ECV. Fuente: CCSS

Independientemente de la causa del evento, se va a producir una alteración en el funcionamiento del cerebro. Esto puede manifestarse de distintas maneras: deterioro en el estado de conciencia, disminución en la fuerza muscular, trastornos en la sensibilidad y anomalías en el lenguaje, por mencionar las más frecuentes. Además, si bien es cierto las consecuencias pueden ser transitorias, también existe la posibilidad de padecer secuelas permanentes, las que pueden generar una condición de discapacidad severa e incluso la muerte.

 

CAMALEÓN, una iniciativa con sello costarricense

La frase: "el tiempo es cerebro", es una realidad cuando de enfermedades cerebrovasculares se trata. ¿A qué se debe esto? Es un hecho ampliamente comprobado que entre más tiempo se demore en iniciar el tratamiento oportuno, la lesión cerebral se torna cada vez más severa, las secuelas son mayores y la posibilidad de recuperación disminuye. Se estima que por cada segundo que se mantiene la obstrucción en el flujo sanguíneo a nivel cerebral, mueren 32 millones de neuronas.

Los esfuerzo a nivel mundial están dirigidos a que los pacientes pueden identificar lo más temprano posible los síntomas del infarto cerebral, de modo tal que puedan consultar de manera pronta a los servicios de salud para así ofrecerles el tratamiento necesario.

La estrategia CAMALEÓN es una iniciativa pionera en Centroamérica, desarrollada por el Dr. Miguel Barboza Elizondo (médico especialista en Neurología del Hospital Rafael Ángel Calderón Guardia) con el apoyo de la World Stroke Organization. Actualmente es difundida por la Caja Costarricense del Seguro Social. La iniciativa pretende brindar a la ciudadanía una manera sencilla y rápida para identificar a las personas que presentan un infarto cerebral.

CA-MA-LE-ÓN incluye cuatro elementos: CA, de cara: se refiere a que el paciente tiene un trastorno en la movilidad de esta zona del cuerpo; MA, de mano: hace alusión a que la persona puede tener debilidad en la mano, el brazo o la pierna; LE, de lenguaje: recuerda que puede existir un compromiso en la producción o en la comprensión del lenguaje; y ON, de presionar "ON" en su teléfono celular:  hace un llamado a activar rápido los servicios de emergencias (9-1-1) y trasladar al paciente al servicio de salud más cercano.

El proyecto se inició en el Hospital Calderón Guardia y se extendió a los hospitales San Juan de Dios, San Vicente de Paúl (Heredia) y Escalante Pradilla (Pérez Zeledón).

La estrategia fue lanzada este mes octubre por la CCSS y dada a conocer entre la población mediante videos como este:

El tiempo es la clave

El acudir de manera pronta a los servicios de salud es fundamental. En palabras del Dr. Barboza"El cerebro es muy frágil. Si ya no les llega sangre a las neuronas, estas no tienen la capacidad de regeneración que tienen otras células del cuerpo. Las neuronas mueren y en el cerebro queda una cicatriz". Si bien es cierto lo ideal es la prevención del infarto cerebral (controlando los factores de riesgo) una vez que el problema se ha presentado la atención rápida mejora el pronóstico del paciente, disminuyendo el riesgo de secuelas permanentes y la posibilidad de muerte.

Llame inmediatamente al 9-1-1 o consulte al servicio de salud más cercano. (Fuente: https://stroke.nih.gov)

Llame inmediatamente al 9-1-1 o consulte al servicio de salud más cercano.

Ninguna persona que presente alguno de los puntos mencionados en la estrategia CAMALEÓN puede asumir que: "seguro no es nada grave y ahorita se me pasa, sino pues, consulto más tarde". Recuerde que el tiempo es clave para reducir el daño ocasionado por la obstrucción del flujo sanguíneo, y además el tratamiento óptimo (el cual consiste en administrar un medicamento que permite restablecer el adecuado flujo sanguíneo cerebral) solamente puede administrarse de manera segura en un período determinado.

La estrategia CAMALEÓN, creada por un costarricense, es una valiosa herramienta diseñada para ayudar a la población a identificar aquellas personas que requieren ser valoradas para descartar un evento cerebrovascular. Conózcala, compártala y póngala en práctica. No lo olvide:"El tiempo es cerebro", y consultar de manera oportuna puede hacer la diferencia entre la vida y la muerte.

 

Saúl Quirós