Adulto mayor lamenta que usaran su taxi para cometer asalto que se ha viralizado en redes.

Rufino Rosales es un chofer de taxi de 88 años. Recientemente ha tenido que prestar su taxi número 3209 a un allegado a la familia a causa de una enfermedad en la vista que no le permite manejar más. Después de un tiempo prestando el servicio este sujeto enfermó, y le recomendó a Rosales otro chofer para que condujera el vehículo.

Aquí es donde entra en escena el robo a una enfermera en Alajuelita, perpetrado semanas atrás y de reciente “boom” en las redes sociales.

Este percance le ha ocasionado mala fama al taxi y a su dueño, quien en un comunicado intentó aclarar la situación con estas palabras: “Para mí y mi familia es importante aclarar que el taxi número 3209 ya no se encuentra en manos del sujeto que se observa en el video y es un vehículo seguro que cumple con las condiciones de ley, al igual que las personas que lo conducen en este momento”.

Mientras tanto su nieta compartió el siguiente comentario:

“Mi abuelo, quien también es una víctima del sujeto que aparece en el video, le prestó el taxi a la persona recomendada y por más de 4 días no fue posible comunicarse con él y no devolvió el vehículo, este fue recuperado en octubre en un lavacar de Alajuelita, porque el dueño alertó a mi familia. Mi abuelo es una persona honrada, que ha trabajado toda su vida como taxista y esta situación pone en riesgo su seguridad”.

Rosales ha colaborado con el OIJ en la investigación en curso y solicita a la ciudadanía no darle la espalda al vehículo, pues es su fuente de ingresos.

Alejandro Dominguez

Lo que sé es que amo compartir mi opinión, duh, otro millenial.

Comments

comments