Sign in / Join

Irak y aliados internacionales en guerra contra ISIS

La ofensiva por Mosul continúa.

En junio del 2014 la segunda ciudad más grande de Irak fue tomada por ISIS y convertida en la capital del Estado Islámico. Tras meses de batalla por la recuperación de Mosul, el Primer Ministro iraquí, Haider al Abadi, ordenó finalmente un ataque terrestre que inició el 16 de octubre pasado. Esta ha sido la ofensiva militar más grande en la ciudad desde 2003, cuando EE. UU. invadió Irak. Irónicamente más de 5.000 soldados estadounidenses ahora ayudan a las fuerzas iraquíes en la lucha por recuperar Mosul.

ACNUR estima que desde que la ciudad cayó más de 3 millones de personas han tenido que desplazarse, lo que significa casi la décima parte de la población de todo el país. La ONU estima que este nuevo enfrentamiento podría dejar casi un millón de desplazados en Mosul y desatar la mayor crisis humanitaria del 2017. UNICEF se mantiene en alerta máxima ante el peligro extremo que corren 500 mil niños en Mosul, la mitad de los desplazados.

Las fuerzas del ejército Iraquí son apoyadas por Kurdos, Sunitas, Chiítas y otras milicias, lo que podría resultar en un vacío de poder y generar conflictos internos por los diversos intereses de quienes luego de expulsar al grupo terrorista queden en la ciudad. El experto en temas de Irak, Renad Mansour dijo a DW: “es muy difícil desarrollar escenarios para Mosul. No hay un plan conjunto o una visión para la ciudad. Seguramente ISIS será expulsado pero después habrá un vacío de poder”.

Por ahora los vecinos de Mosul siguen las recomendaciones de no salir de sus casas. La cuenta de twitter @mosuleye cuenta momento a momento cómo se vive este conflicto: “Daesh reorganiza todo su aparato de seguridad. La mayoría de sus combatientes son adolescentes y los envían al frente militar”, reza uno de sus tuits.

El pasado 25 de octubre El País informó que luego de conquistar Mosul, la coalición internacional contra ISIS planea recuperar Raqa, ciudad Siria en manos de los terroristas. Sin embargo... “fuentes militares francesas no han sido tan optimistas. El empuje de los más de 30.000 participantes en la conquista de Mosul se ve frenado por yihadistas suicidas, minas, bombas trampa y coches bomba situados en la ruta de aproximación a la ciudad. En Siria, además, será mucho más difícil que los aliados puedan formar y entrenar un ejército “medianamente homogéneo” con tropas de los diferentes grupos enemigos del ISIS”.

Recientemente a la lucha contra ISIS se ha unido la OTAN, organismo que ha puesto sus aviones de vigilancia precisa (con radares capaces de registrar información a larga distancia) a las órdenes de las campañas de la coalición contra el Estado Islámico.

Comments

comments

Trilce Villalobos