El 12 de diciembre del 2015 el mundo supo que se había aprobado, por aclamación, el Acuerdo de París.

Este logro de negociación entre los 196 países parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático se considera un hito al establecer que se debe “mantener el aumento de la temperatura media mundial muy por debajo de 2 oC con respecto a los niveles preindustriale, y de seguir esforzándose por limitar el aumento de la temperatura a 1,5 oC con respecto a esos niveles”.

Se estableció que el acuerdo entraría en vigor una vez que 55 de los países parte lo hubieran ratificado, cifra que se alcanzó el pasado 5 de octubre. A pesar del papel protagónico que tuvo Christiana Figueres en París el año pasado y el sostenido discurso verde de nuestra nación, Costa Rica estuvo entre los últimos países en aprobarlo, apenas el 3 de octubre.

El Acuerdo de París ha entrado en vigor este 4 de noviembre, en Marrakech, justo tres días antes de que den inicio dos semanas de trabajo durante las cuales los países parte se reunirán en tres grupos de sesiones paralelas: la primera sesión de la Conferencia de las Partes del Acuerdo de París (CMA1), la sesión 22 de la Conferencia de las Partes (COP22), y la sesión 12 de la Conferencia de las Partes del Protocolo de Kioto (CMP12).

El objetivo principal de la Conferencia sobre Cambio Climático de Marrakech, la cual se celebrará entre el 7 y el 18 de noviembre, es promover las medidas de implementación del Acuerdo de París.  Los países buscarán esfuerzos conjuntos que ayuden a alcanzar las contribuciones nacionales determinadas (NDC), con un enfoque especial en los países en vías de desarrollo.

 

Karla Gamboa

Licenciada en Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica, y egresada de la Maestría en Diplomacia del Instituto Manuel María de Peralta.

Comments

comments