Luego de despedir 8 años de trabajo y cooperación con E.E.U.U, Merkel anunció que desea reelegirse.

La canciller alemana, Angela Merkel, y el aún presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, se reunieron durante la sexta visita del mandatario a Europa.

Durante los últimos 8 años Merkel y Obama colaboraron constantemente en varios retos internacionales, incluyendo la lucha contra el cambio climático, la negociación del Plan de Acción Conjunto y Completo sobre el programa nuclear de Irán, las tensiones entre Rusia y Ucrania y la lucha contra el Estado Islámico.

La mayoría de los medios alemanes vieron con agrado, durante todo ese tiempo, la amistad que surgió entre los dos mandatarios. El vínculo fue evidente durante la última conferencia de prensa celebrada el día de la llegada de Obama. Sonriendo, Merkel le agradeció con las siguientes palabras:

Hoy tenemos casi el final de una cooperación intensiva de 8 años que se conoció, desde el punto de vista alemán, por marcar la relación entre Alemania y E.E.U.U., entre Europa y Estados Unidos, como un pilar de fundamento para nuestra política exterior. Dirigida, por un lado, por intereses comunes y, por otro lado, unida por valores, tenemos aquí una plataforma común de democracia, libertad, abogacía por los de los derechos humanos a nivel mundial y de compromiso con el orden mundial abierto y liberal. Naturalmente voy a esforzarme por trabajar bien con el nuevo presidente electo, pero hoy quiero decir gracias por una buena, amistosa, e intensa relación“.

Obama reciprocó el sentimiento, diciendo que era maravilloso estar de vuelta con su gran amiga y aliada y que volvería a Alemania para presenciar el Oktoberfest, el cual vaticinó disfrutará más cuando ya no sea presidente.

Reflexionando sobre los últimos 8 años, no pude haber pedido una compañera más constante y confiable en este escenario mundial, muchas veces durante tiempos muy desafiantes. Así que quiero agradecerte por tu amistad, tu liderazgo y tu compromiso con nuestra alianza“.

Fue en Julio de 2008 cuando Obama, el aún candidato a la presidencia, dio su reconocido discurso en la capital alemana frente a 200.000 personas. Sus palabras fueron comparadas entonces con las emitidas por John F. Kennedy y Ronald Reagan en la misma ciudad. El momento, de acuerdo a las declaraciones dadas por Obama en esta última visita, es para él de muy grato recuerdo.

En esta última visita, recuerdo la primera que hice, antes de convertirme en presidente. Fue hace 8 años, no tenía canas, pero todavía creo en lo que dije entonces: Si quieren un modelo de lo que es posible, si quieren ver cómo construir una sociedad pacífica, prósepera y dinámica, entonces miren a Berlín y miren a Alemania, miren a la canciller Merkel. Su historia personal ayuda a contar la historia del increíble logro en el que el pueblo alemán se embarcó, y creo que es algo de lo que deberían estar orgullosos“.

En esta despedida llena de buenos recuerdos, la realidad actual estadounidense no faltó en colarse en la conversación. En lo que pudo haber sido una alusión sutil a los Trump europeos, Obama instó al pueblo europeo a no tomar sus valores democráticos por sentado:

La Unión Europea sigue siendo uno de los logros políticos y económicos más grandes del mundo, esos logros deben de ser cultivados, protegidos y defendidos.

Según informó el ejecutivo alemán, el propósito de la visita de Obama fue, junto con Merkel e invitados del resto de la Unión Europea, analizar el estado de las relaciones con Rusia, la crisis de Ucrania, la guerra en Siria y la amenaza del terrorismo internacional, además de las relaciones comerciales y el congelado acuerdo de libre comercio entre E.E.U.U. y la Unión Europea.

Luego de su ajetreado itinerario, Obama abordó el avión en el aeropuerto de Tegel, en Berlín, con dirección a Perú, para formar parte del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico. Días después, Merkel anunció su candidatura para liderar nuevamente al Partido Unión Demócrata Cristiana en las elecciones de 2017.

La mandataria de 62 años ha enfrentado dificultades en los últimos meses, desde críticas sobre su manejo de la crisis migratoria, hasta la pérdida de apoyo en contraste al incremento en el populismo de derecha. No obstante, desde que tomó el mando en setiembre de 2005, uno de los puntos que más ha combatido con éxito es haber liderado a la economía más grande de Europa a través de la crisis económica. Con menos de un año para las votaciones, la tarea principal de Merkel y su partido será tratar de ganarse nuevamente los votos de aquellos que dejaron la Unión para apoyar al partido Alternativa para Alemania, el nuevo partido de derecha alemana.

Mauricio Vargas

Derechos Humanos ante todo. Amante de los idiomas y las buenas conversaciones.

Comments

comments