Sign in / Join

El fracaso de la humanidad recae en Alepo

Tras más de mil días de guerra el gobierno de Bashar al-Assad recuperó el control de la segunda ciudad más importante de Siria.

Desde hace cinco años se sufre en Siria una salvaje guerra civil entre distingos grupos rebeldes y el gobierno de Bashar al-Assad. Alepo fue alcanzada por la guerra en 2012 y desde entonces es una locación estratégica tanto para rebeldes como para el régimen oficial. Hoy, el recuento de los daños llena de tristeza al mundo.

Contexto

La guerra siria, cabe recordar, ha desatado en Europa la mayor cantidad de desplazados desde de la Segunda Guerra Mundial: 4.8 millones de personas (prácticamente la población de Costa Rica) se han visto obligadas a desplazarse para salvar sus vidas.

Según Naciones Unidas, Siria ha perdido el 15% de su población. Actualmente el 80% de sus habitantes vive en pobreza. Además, la esperanza de vida se ha reducido 20 años... la edad promedio de muerte es ahora de 55.7 años.

La ONU ha denunciado una y otra vez la crueldad tanto con la que fuerzas del ejército sirio así como las de los distintos grupos rebeldes han matado a civiles dentro de sus propias casas. Entretanto el mundo señala a las Naciones Unidas por el fracaso sostenido en las negociaciones de paz.

Los países involucrados en uno y otro bando se reparten la culpa del descalabro humanitario especialmente evidente en Alepo, donde según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos  han muerto casi 400 mil personas desde el inicio de la guerra.

El pasado lunes 26 de diciembre el vocero del Ministerio de Defensa ruso, principal país aliado de al-Assad en la guerra siria, denunció el hallazgo de fosas comunes con decenas de cadáveres con rastros de tortura. La agencia de noticias alemana DW recoge las palabras del  Ígor Konashenkov: “muchos de ellos están mutilados, los resultados de la primera inspección de los barrios de Alepo abandonados por la mal llamada oposición pueden impresionar a muchos”.

Rusia ha acusado en múltiples ocasiones a los rebeldes sirios por la crueldad con la que atacan a los civiles en Alepo, pero poco han podido corroborar los medios. La mayoría de agencias y medios internacionales  han salido de la zona de guerra por considerarla demasiado peligrosa.

El viernes 23 de diciembre el presidente sirio dijo que las fuerzas del gobierno habían recuperado el control total de Alepo. Ahora es el frío invierno la primera y más pronta amenaza para las familias evacuadas.

La ayuda internacional a cuentagotas

En cinco ocasiones Rusia y China han ejercido su derecho al veto en el Consejo de Seguridad de la ONU a la hora de votar el envío de observadores internacionales a Alepo. El diario El País informa que Rusia ha argumentado que la presencia de extranjeros podría aumentar la tensión en la zona de guerra.

Sin embargo, el pasado 19 de diciembre el Consejo aprobó la supervisión internacional de la evacuación de los civiles de Alepo y la inmediata ayuda humanitaria (la imagen principal fue publicada por UNICEF, que actualmente trabaja en la zona). Rusia calificó la aprobación como “buena”... mientras tanto, los Cascos Blancos han acusado al régimen sirio de entorpecer la logística de corredores humanitarios.

Pese a que la recuperación de Alepo representa una victoria para al-Assad y Putin, la Coalición Internacional contra el Estado Islámico ha dicho que aunque Alepo esté libre de rebeldes en Siria no hay futuro para Al-Asad a quien tildan de bárbaro. Le acusan de permitir bombardeos contra civiles, hospitales y hasta de usar armas químicas contra su pueblo.

Mientras el amanecer para una de las ciudades de mayor historia cultural del mundo no parece llegar, Filippo Grandi, alto comisionado de ACNUR ha reconocido que “con la situación en Alepo, la guerra en Siria ha alcanzado sus horas más bajas. Una gran ciudad y su población yacen destrozadas, y ha quedado expuesto el catastrófico fracaso en la respuesta colectiva de la comunidad internacional”.

EtiquetasAlepoSiria
Trilce Villalobos