Sign in / Join

Lo lamento doctora, usted no puede estar aquí

"Sólo estoy en este país para ser médico, trabajar y ayudar a la gente, eso es todo”.

Suha Abushamma, de 26 años, cursa el primer año del programa de residencia médica en Medicina Interna en los Estados Unidos.

Abushamma, laboraba en la Cleveland Clinic, sin embargo, a pesar de haber nacido en Arabia Saudí y ser criada en ese país, tiene un pasaporte de Sudán; uno de los siete países vetados por Donald Trump en su política migratoria, por lo que se vio obligada a abandonar los Estados Unidos.

La Dra. Suha Abushamma es médico residente de Medicina Interna en los Estados Unidos.

La Dra. Suha Abushamma es médico residente de Medicina Interna en los Estados Unidos.

Las repercusiones de las arbitrariedades cometidas en los Estados Unidos en contra de personas de origen musulmán, no son una situación ajena al cuerpo médico de este país y a la comunidad científica internacional. Las nefastas consecuencias de este tipo de medidas no solo amenazan con afectar a los médicos, sino que atentarán de manera directa contra los pacientes.

“He votado a favor de Trump, pero no voy a dejar que te lleve, doctor”, expresó uno de los pacientes del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh. Es así como incluso aquellos ciudadanos que votaron por Donald Trump, ahora manifiestan su oposición a las medidas que el nuevo presidente de los Estados Unidos intenta poner en práctica. Pero entonces, ¿nunca consideraron que este tipo de cosas sucederían y los afectarían directamente? ¿Es acaso eso posible?

Basta con leer el siguiente extracto de un editorial de The New England Journal of Medicine, titulado "International Exchange and American Medicine” (Intercambio Internacional y Medicina Americana) para entender la magnitud del problema: “El cuidado de los pacientes, la capacitación y la investigación en medicina interna en los Estados Unidos se basan en un compromiso fundamental con el libre intercambio de ideas y el respeto por las diferencias”.

Pero, ¿será eso cierto? ¿No será una posición alarmista y exagerada? Pues bueno, veamos los números entonces, vayamos a los datos objetivos.

Para el 2015 en Estados Unidos, el 24% de los médicos practicantes eran personas que se formaron como médicos fuera de los Estados Unidos. En el 2016, el 21% de los médicos que formaban parte de los programas de Residencias Médicas no eran ciudadanos de los Estados Unidos. En solo el año 2013, 753 aspirantes para ingresar a un programa de Residencias Médicas eran originarios de: Irán, Irak, Libia, Sudán o Siria (5 de los países que Trump ha incluido en su política migratoria); y 299 de éstos (40%) obtuvieron la condición de elegibles para ingresar a dichos programas. Viendo estos números, ¿puede existir una duda que sea razonable acerca del impacto probable del problema del que hablamos?.

Es imposible pretender que políticas como esta, basadas en la discriminación y la intolerancia, no afecten de forma nociva la calidad de la formación y el ejercicio médico en los Estados Unidos; y que terminen por coartar la posibilidad de acceso a la educación y al trabajo para muchas personas que no nacieron “de ese lado muro”.

El impacto de las medidas migratorias que Donald Trump ha intentado imponer tras su llegada a la Casa Blanca no hará excepciones con la comunidad médica y científica, y no solo la de los Estados Unidos, sino a nivel mundial. ¿Qué pasará si el número de países vetados por Trump sigue aumentando? ¿Qué sucederá cuando a un estudiante de medicina de Costa Rica se le niegue la posibilidad de realizar una rotación en los Estados Unidos porque su país de origen “no es del agrado” del nuevo presidente norteamericano?

Políticas como estas demandan respuestas contundentes y sin miramientos (Abushamma ya se encuentra de regreso en Cleveland). La posición de sector médico y científico en los Estados Unidos y en el mundo entero debe ser clara: El libre intercambio de ideas y el respeto a las diferencias no son negociables, y son indispensables para la adecuada formación de los futuros médicos y el ejercicio de la medicina, tanto en los Estados Unidos como en cualquier rincón del mundo.

Saúl Quirós