Tirone José González Orama  –alias Canserbero; una de las leyendas del rap latinoamericano–, dijo que la vida es un viaje y no una estación.

Diseño por Daniela Calderón. Concepto por Daniel Torres Sandí, autor del texto.

Lo mismo aplica para los TLC´s. Los Tratados de Libre Comercio son películas dinámicas y no fotografías estáticas; son procesos andantes, y no hechos históricos acabados. El Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica, República Dominicana y Estados Unidos –CAFTA- DR, por sus siglas en inglés– generó en Costa Rica una coyuntura atípica, en la cual hubo fuertes debates sobre el modelo de desarrollo del país, algo difícilmente visto en las elecciones presidenciales- legislativas de cada cuatro años. Considerando el carácter de película en marcha de estos tratados, deberíamos volver a prestarle al CAFTA al menos un poco de la atención que dimos ante el referéndum del 2007. Analicémoslo, ya que define gran parte de nuestra política de comercio exterior; con ello, de nuestra economía, y por ende, de nuestra vida.

Analizar los efectos socioeconómicos de un Tratado de Libre Comercio no es tarea sencilla; establecer relaciones de causalidad, sin una adecuada fundamentación, sería un grave error, e irresponsabilidad metodológica. Aquí nada más exponemos algunas cifras sobre la evolución de indicadores socioeconómicos y de comercio exterior, como preámbulo de la importancia de estudiar a profundidad su dinámica y sus incidencias en la sociedad costarricense, a más de 10 años de su aprobación, y cercanos al decenio de su puesta en marcha. Cerramos con la exposición mencionando algunos mecanismos estipulados en el CAFTA que, al menos en teoría, deberían dar cierto rango de acción e incidencia sobre la película que se está rodando, y que por tanto es importante conocer.

¿Por qué decimos que el CAFTA es una película en marcha?

Los Tratados de Libre Comercio tienen, como punto pretendido de llegada, la eliminación de aranceles e impuestos al intercambio de mercancías entre las partes firmantes. Como bien recordaremos, el CAFTA fue aprobado en Costa Rica a través de referéndum que se realizó el 7 de octubre del 2007. Sin embargo, su agenda de implementación entró a regir hasta 2009.  El TLC con EE.UU. está compuesto por 22 capítulos, en los cuales se establece disposiciones no sólo para el comercio de mercancías –capítulo 3– sino también medidas sanitarias y fitosanitarias –capítulo 6–, telecomunicaciones –capítulo 13–, y un largo etcétera.

Los TLC´s suelen tener mecanismos de desgravación paulatina, teniendo en consideración los efectos que podría tener la inmediata desgravación total entre economías profundamente asimétricas. El CAFTA no fue la excepción, y  según lo firmado, Costa  Rica le otorgó a  un 39,6% de los productos agrícolas estadounidenses, acceso libre inmediato al mercado costarricense a partir de su entrada en vigencia; otro 10.2%  en cinco años; 15.1% en diez años; 3.9% en doce años; 25,1% a los quince años y finalmente el 6,2% restante en un plazo máximo de veinte años.

Entender este carácter paulatino de desgravación arancelaria, requiere repasar algunos otros conceptos y mecanismos importantes del Tratado:

  • Reglas de origen agrícola: Estas normas definen los criterios a utilizar para definir cuando determinada mercancía se considera originaria, y por ende sujeta a aplicación del Tratado.  Las reglas de origen específicas por producto se detallan en el Anexo 4.1 y en el Apéndice 3.3.6.
  • Listado de desgravación agrícola: Esta lista le asigna a cada mercancía una categoría de desgravación arancelaria, la cual describe el porcentaje de reducción del arancel que dicho producto tendrá dentro de determinado plazo, hasta alcanzar la desgravación total en un plazo máximo de 20 años.  Se encuentra en el anexo 3.3 del Tratado.
  • Contingentes arancelarios: Como mencionamos líneas arriba, la aprobación derivó en el libre comercio de cierto porcentaje de las mercancías de cada país; sin embargo, los productos considerados como sensibles, fueron incluidos en una lista para ingresar con preferencias arancelarias, mientras se desgravan paulatinamente hasta alcanzar un 0% de arancel. En sí, un contingente arancelario es una cuota designada por un país en donde las exportaciones realizadas dentro de esa cuota pagan un arancel inferior al arancel aplicado normalmente; una vez que se termine esa cuota, se deberán pagar los aranceles sin trato preferencial. Por ejemplo, para el caso de la papa fresca, en el TCL se estableció un contingente de 300 toneladas, el cual aumenta en 6 toneladas por año.
  • Salvaguardia agrícola especial: Consiste en una medida que habilita a cada país firmante a implementar un arancel especial, en caso de que las importaciones de un producto aumenten más allá de lo fijado.

Es importante hacer énfasis en que durante la negociación del tratado se contempló una serie de productos sensibles del sector agropecuario, que incluyó: carne bovino, productos del sector porcino, productos del sector avícola, productos  lácteos, huevos, papa, cebolla, frijoles, arroz, azúcar, café instantáneo, entre otros. Para estos productos se negoció un “trato especial”, que se concretaría a través de distintas configuraciones de los mecanismos explicados arriba. Lo cierto es que, según lo actualmente estipulado, tal “trato especial” abarca un lapso máximo de 20 años.

Dimensión del comercio con EE.UU

El 41% del  valor total de las exportaciones costarricenses tuvo como destino Estados Unidos en 2016, colocándole como el principal destino de nuestro comercio exterior. Los principales productos exportados allí son piña (11.4%), banano (9.3%) y dispositivos médicos (los cuales se agrupan en distintas categorías, y suman en total 40.9%). Sin embargo, vale observar que la participación relativa por monto exportado de Estados Unidos ha disminuido, pasando de 46.6% en 1998, a 40.3% en 2016, lo cual podría tener explicación en la cantidad que acuerdos comerciales que CR ha suscrito.

Las importaciones de productos estadounidenses también tienen un peso importante dentro del total nacional, ya que en 2016 corresponden al 37.2%. De ese país se importa principalmente hidrocarburos (16.4%) e insumos textiles (2.3%). Para prácticamente la totalidad de las importaciones, los aranceles ya se encuentran en cero; esta condición de libre comercio ha permitido la consolidación de Estados Unidos como el principal proveedor de Costa Rica.

Saldo de Balanza comercial: evolución de exportaciones e importaciones

La balanza comercial es el registro de exportaciones e importaciones de mercancías que un país realiza en determinado periodo. El saldo de esta balanza comercial, será el resultado de restar las importaciones a las exportaciones realizadas dentro del país. A partir de este saldo, se deriva si un país presenta déficit –más importaciones que exportaciones– o superávit –más exportaciones que importaciones– en su balanza comercial. Según el Anuario Estadístico 2016 de PROCOMER, en 2009 el saldo de la balanza comercial de Costa Rica con el resto del mundo tuvo un déficit de -3.045,3 millones de USD, y ha empeorado, hasta presentar en 2016 la cifra de -5.392,0. Cuando observamos este dato delimitado únicamente al intercambio comercial con EE.UU, también observamos un empeoramiento de la balanza comercial: en 2007 el déficit fue de -782,8 millones USD, mientras que en 2016 llegó a -1.687,7. Sin embargo, es importante apreciar que este saldo ha presentado mejoras a corto plazo, luego de haber llegado en 2014 a la cifra récord de -2.822,9 millones USD.

Tomado del Anuario Estadístico de PROCOMER 2016

En el año 2012, el total de exportaciones correspondientes al sector agrícola se distribuía entre 712 empresas; mientras que para 2016, dicha cantidad de empresas se redujo a 631. Los productos de exportación también disminuyeron entre ese periodo, pasando de 406 productos en 2012, a 323 en 2016. Si analizamos los mismos datos pero específicamente en el comercio con EE.UU. , se mantiene la misma tendencia. En 2012, 451 empresas del sector agrícola exportaban a EE.UU; en 2016 la cifra se redujo a 401.

Comercio exterior en perspectiva regional

Considerando la diversidad regional de Costa Rica, es importante incorporar esta variable en el análisis sobre políticas públicas y comercio exterior. El comercio exterior la Región Central del país ha estado signado, en los últimos años, por el crecimiento de la industria de dispositivos médicos. De hecho, esta industria –bajo distintas partidas arancelarias– se ha ido colocando dentro de los principales productos de exportación del país. De hecho, la Región Central presenta una tendencia creciente en sus exportaciones, con una tasa de variación entre 2015 y 2016 de 6.2%. Lo mismo sucede con la Huetar Norte (10%), y la Huetar Atlántica (18.6%). Vale apuntar que las exportaciones de estas últimas dos regiones están fuertemente marcadas por el banano –71.6% de las exportaciones en la Huetar Atlántica– y la piña –65.1% en la Huetar Norte–, y que el monocultivo de estas dos frutas ha estado relacionado con importantes problemáticas socioambientales y laborales, que no podemos desarrollar en este artículo.  

Elaboración propia con base en anuarios estadísticos de Procomer 2009- 2016

Ahora bien, hay un segundo grupo de regiones que no presenta un panorama exportador alentador. Se trata de la Chorotega, Pacífico Central y Brunca, cuyas tasas de variación entre 2015 y 2016 fueron negativas: -5.4%, -5.1% y -9.4%, respectivamente. Si observamos en el siguiente gráfico los montos anuales de exportación en USD, constatamos que en el mejor de los casos hay una tendencia estable, sin crecimiento ni decrecimiento. Esto debe motivarnos a analizar qué tipo de efectos tiene en estas regiones la política de libre comercio consignada en el CAFTA, especialmente si recordamos que son los cantones de estas regiones las que presentan los menores índices de desarrollo humano del país.

Elaboración propia con base en anuarios estadísticos de Procomer 2009- 2016

Perspectivas del desarrollo rural y mecanismos de monitoreo

Mientras los países latinoamericanos tienen una tendencia general hacia la disminución de la desigualdad social, Costa Rica ha sido uno de los pocos países de la región que enfrenta un aumento sostenido de este indicador, medido  por el índice de Gini. Según la CEPAL, la tasa de desempleo en Costa Rica se ubicó durante 2007 en 4.8%, y al 2016 había crecido  la cifra de 9.6%. Entre esos mismos años, la pobreza socioeconómica, medida por el método nivel de pobreza –Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples– , pasó de 17,6% a 20,5%, respectivamente. Retrospectivamente, la pobreza rural también presenta un escenario negativo. En 2009, la pobreza rural extrema se ubicó en 5.2%, y la no extrema en 13.6%; para 2017, los mismos indicadores contabilizaron –respectivamente– 7.9% y 16.2%. En general, la pobreza rural se ubica notoriamente por encima del promedio nacional.

Elaboración propia con base en la Encuesta Nacional de Hogares del INEC

La brevísima exposición de datos aportada líneas arriba, tiene como objetivo evidenciar la necesidad de problematizar el modelo de desarrollo costarricense, y a los TLC´s como pieza fundamental de ello. Cada sector de la sociedad y la economía costarricense, debe preguntarse si es este el CAFTA que desea, y en caso negativo, reflexionar de qué forma podría acercarse más a sus necesidades y requerimientos socioeconómicos. Siguiendo esa línea, es importante que las fuerzas político- partidarias, los movimientos sociales y la ciudadanía en general, tengan muy presente los mecanismos establecidos en el CAFTA para el monitoreo y evaluación del Tratado.

  • Comisión de Libre Comercio: Establecida en el artículo 19.1 del Tratado, y se ubica en la cima jerárquica entre los órganos de control y supervisión que se crea. Dentro de sus facultades está a) supervisar la ejecución y el desarrollo del Tratado, b) resolver controversias entre las partes, c) supervisar a los demás órganos del Tratado e interpretar sus disposiciones. Esta Comisión debe reunirse, de forma ordinaria, por lo menos una vez cada año –salvo disposición contraria, tomada por las Partes– y se conforma por representantes ministeriales de cada país; en el caso de Costa Rica, se establece en el anexo 19.1 que le corresponde al Ministro de Comercio Exterior. Esta Comisión tuvo en encuentro en febrero del 2011 en San Salvador, de la cual derivó una declaración conjunta. El año pasado, CR y EE.UU acordaron abrir un canal de diálogo bilateral para resolver conflictos, ya que “no siempre la relación comercial se debe supeditar a los mecanismos del Cafta”.

 

  • Comité para la Creación de Capacidades Relacionadas con el Comercio: Las Partes firmantes acuerdan –art. 19.4–  la conformación de este Comité, en tanto reconocen que “la asistencia para la creación de capacidades relacionadas con el comercio es un catalizador para las reformas y la inversión necesarias para fomentar el crecimiento económico impulsado por el comercio, la reducción de la pobreza y el ajuste a un comercio más libre”. A este Comité se le encarga promover proyectos de creación de capacidades relacionadas con el comercio; así como monitorear y evaluar la implementación de estos proyectos. Se establece que deben reunirse dos veces al año, rendir un Informe de trabajo anual a la Comisión de Libre Comercio. Quien escribe surcó Internet, en busca de noticias sobre esta Comisión, sin resultados.

 

  • Comisión de Revisión Agrícola (Art. 3.18). Se conformará a partir del año 14 después de la entrada en vigencia del Tratado. Encargada de revisar la implementación y operación del Tratado en  lo relacionado con el comercio de mercancías agrícolas. Así mismo, se le faculta a evaluar el funcionamiento de las medidas de salvaguardia agrícola, y evaluar la pertinencia de su extensión. En Costa Rica, este Comité deberá comenzar a funcionar en 2023.
  • El siguiente artículo del CAFTA (3.19) da creación al Comité de Comercio Agropecuario, el cual debía ser conformado por las Partes firmantes a más tardar 90 días después de la entrada en vigor del Tratado. Los propósitos de este Comité son básicamente dos: a) monitorear y promover la cooperación sobre la implementación y administración de la agricultura bajo el CAFTA;  b) consultar entre las Partes sobre asuntos relacionados a la implementación de las disposiciones del CAFTA en lo concerniente a materia agrícola, así como coordinar con otros comités, subcomités, grupos de trabajo u otros organismos establecidos en el Tratado. La tercera reunión de este Comité fue en República Dominicana, durante 2014.

En el proceso electoral que vivimos, el tema de los tratados de libre comercio –y específicamente, el manejo de los ya firmados– ha estado fuera de la palestra, tanto en la primera como segunda ronda. Muy pocos partidos contemplaron este aspecto en sus planes de gobierno, obviando la importancia que reviste para nuestra economía. El próximo año se cumplirán 10 años de la aprobación de la Agenda de Implementación del TLC con EE.UU. Como país debemos escrutar sus efectos e implicaciones, y tanto presionar, como coadyuvar, al establecimiento de pautas de comercio exterior beneficiosas para la gente de a pie, y no únicamente para los grandes tagarotes.

Daniel Torres Sandí

Estudiante de Sociología- UCR | Regidor, Concejo Municipal de Moravia.

Comments

comments