En la VIII Cumbre de las Américas, llevada a cabo los días 13 y 14 de abril en Lima, la lucha contra la corrupción prometía ser la protagonista, sin embargo los grandes ausentes fueron el centro de atención

VIII Cumbre de las Américas-Lima,Perú

El tema central de la VIII Cumbre de las Américas fue “Gobernabilidad democrática frente a la corrupción” y bajo este lema el presidente peruano, Martín Vizcarra hizo un llamado al resto de la región para que se adoptaran “compromisos concretos contra la corrupción”.

Vizcarra no ignoró la ironía de sus palabras al afirmar que Perú es un claro ejemplo de que la corrupción tiene “enormes consecuencias sobre la gobernabilidad”, refiriéndose a la denuncia del ex mandatario Pedro Pablo Kuczynski por sus vínculos con la constructora brasileña Odebretch.

En el primer día de la Cumbre, el presidente Vizcarra propuso una alianza regional contra la corrupción que quedó concretada en la firma del Compromiso de Lima. Al firmar este documentos los países se comprometieron a promover una cultura de transparencia, la equidad de género y el empoderamiento de las mujeres, el uso de la tecnología para hacer de los procesos más transparentes, las alianzas público- privadas, fortalecer el sistema de protección de testigos y proteger la labor de los periodistas.

Tensiones: la posición de Cuba frente a OEA, los Estados Unidos y Venezuela

Durante el discurso del Secretario de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, la delegación de Cuba se retiró de la sala debido a las declaraciones sobre el país caribeño que el secretario emitió la semana pasada en Lima durante un evento de las organizaciones Víctimas del Comunismo y CubaDecide. Almagro afirmó que no se podía permitir que el pueblo cubano siguiera siendo “subyugado por una dictadura infame, que tiene sobre sí el peso décadas de violaciones de derechos humanos”“.

Esta marcó la segunda ocasión en la que Cuba asistió a la Cumbre y pareció tratarse de un panorama distinto al del 2015 cuando Raúl Castro y Barack Obama se reunieron en Panamá en el 2015. El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez Padilla, aseguró que aunque siguen dispuestos a mantener relaciones cordiales con  los Estados Unidos, Cuba jamás “negociará ni cederá ni uno solo de sus principios”, también recalcó que la región sigue siendo víctima de las “políticas imperialistas” estadounidenses.

Existieron dudas respecto a la presencia de Cuba en la Cumbre luego de que se confirmara que Venezuela no fue invitada en protesta de la crisis humanitaria y la preocupación ante un posible fraude en las elecciones del próximo 20 de mayo. A pesar de su presencia en la Cumbre, el cuerpo diplomático cubano reiteró que “la solidaridad de Cuba con Venezuela no está en discusión”.

Los grandes ausentes: el reemplazo de Trump y las críticas a Maduro

El pasado 10 de abril fue anunciado que el presidente Donald Trump no iba a asistir a la Cumbre, alegando que se quedaría en los Estados Unidos para analizar la respuesta al ataque químico en Siria, la cual concluyó en los ataques aéreos del día 13 de abril. En su lugar envió al vicepresidente Mike Pence, quien ofreció que la IX Cumbre de las Américas se realizará en su país.

El vicepresidente Pence se refirió a la crisis en Venezuela asegurando que el presidente Trump “no se quedará mirando mientras Venezuela se derrumba” y que buscarán “restablecer la democracia”. Pence fue uno de los muchos líderes que se refirieron al gobierno de Nicolás Maduro, asegurando que no reconocería el resultado de las elecciones del 20 de mayo, decisión que junto con otros 16 países quedó ratificada en la “Declaración sobre Venezuela”.

En la historia de la cumbre de las Américas nunca se le había retirado la invitación a un país. En un inicio el presidente Maduro aseguró que iba a asistir a pesar de no estar invitado, sin embargo al enterarse de que las autoridades peruanas no le concederían ningún tipo de protección a él y el resto de su delegación, anunció que se quedaría en Venezuela. Maduro procedió a acusar el evento de contar con una gran “intolerancia ideológica” y de estar “condenado al fracaso” durante la celebración de sus cinco años en el poder, acompañado del presidente boliviano Evo Morales.

En las calles de Lima tanto opositores como seguidores de Nicolás Maduro salieron a protestar. Paralelamente se realizaba la Cumbre de los Pueblos, con la representación de varios pueblos indígenas de toda América Latina. Sus asistentes y participantes se manifestaron su posición en contra de las políticas neoliberales y la intervención de Estados Unidos en la región; así mismo, ratificaron su apoyo al gobierno de Maduro. Este evento contó con la participación del presidente Evo Morales en su actividad de clausura.

Fue así como Venezuela a pesar de no asistir, fue el país de la región que tuvo una mayor presencia en las decisiones tomadas durante la VIII Cumbre de las Américas, actividad que quedó opacada en el panorama internacional debido a los ataques en territorio Sirio

Estudiante de comunicación. De las letras y sus historias.

Comments

comments

Deja tu comentario...