Sign in / Join

Saquemos mayor provecho de las Zonas Francas

La economía costarricense ha evolucionado.

En 1990 el peso de las exportaciones agrícolas fue de 61% y el de la industria manufacturera de 29%. Para el 2015 su distribución fue de 25% y 71% respectivamente. Esto se debe a la llegada de las Zonas Francas (ZF), cuyo producto ahora representa cerca de la mitad del valor de las exportaciones.

El sector de mayor dinamismo dentro del régimen libre de impuestos, ha sido el de la manufactura de dispositivos médicos, este ha crecido un 280% en la última década (2005-2015). Actualmente, esta industria representa el 23% de nuestras exportaciones y emplea aproximadamente a 19,000 personas.

procomerJC

El reto está en encontrar mayores beneficios además del empleo directo y los mínimos impuestos que este régimen deja para el país, en comparación con su valor. Durante los últimos 5 años, las empresas médicas importaron en promedio el 80% de la materia prima necesaria para su actividad, lo cual indica una falla para generar encadenamientos.

Lograr que las empresas nacionales funjan como proveedoras a compañías como Baxter, Hospira y Boston Scientific no es fácil... los estrictos requerimientos de estándares ISO y la alta inversión necesaria para fabricar una sola pieza, lo hace una tarea casi imposible. Además, Costa Rica no es un país especializado en plástico, la principal materia prima requerida.

Esta generación de economistas debe alejarse de la teoría e involucrarse más con el sector empresarial, encontrar la manera de aumentar los beneficiosos dada una situación y recursos existentes. Ahora, ¿por qué no le damos la vuelta al tablero? En vez de intentar generar proveedores, ¿por qué no aprovechar los productos terminados?

Por supuesto que la primera opción es la CCSS, un pilar de nuestra democracia, cuyo volumen de insumos utilizados lo convierte en un comprador soñado para cualquiera de estas compañías.

La manufactura médica en ZF se especializa en todo tipo de catéteres (dispositivos con tubos alargados y agujas para introducir medicamentos dentro del cuerpo). Estos aparatos son de los más utilizados en medicina ya que permiten la inyección de fármacos y el drenaje de líquidos.

Sólo en el 2014, la Caja gastó $1,7 millones en 2 tipos de catéteres (#20 y #22) y de Costa Rica se exportó un total de $300 millones de valor en estos instrumentos. En otras palabras, somos los segundos exportadores de dispositivos médicos más grandes de Latinoamérica y la mayoría de los insumos que utiliza el Seguro Social vienen de China y Brasil.

Hay muchas explicaciones para esto. Una de ellas es el cartel de licitaciones que utiliza la institución, el cual le permite negociar precios sumamente bajos debido a su alto volumen de compra. Además, las empresas en ZF sólo tienen permitido importar el 25% de su producción al país y a los productos se le aplicarían los mismos aranceles como cualquier otro importado.

Existe sin embargo una amplia gama de productos médicos para negociar un eventual Tratado de Compras ZF-CCSS. Este ejemplo de los catéteres es minúsculo en comparación con los $2,200 millones que se exportan del país en aparatos cardiovasculares, ortopédicos, estéticos, entre otros.

Este tratado permitiría al Seguro Social generar un ahorro vía precios y menores gastos de bodegaje y distribución (en un eventual convenio de entrega inmediata). Para las empresas médicas, el volumen de compra permitiría aplicar economías a escala e incluso ampliar sus instalaciones y contratar más gente para aumentar su producción...

Queda en manos de la Caja adoptar la iniciativa. Ya han tenido acercamientos con Baxter, pero los trabas legales que establece el Ministerio de Hacienda y el secretismo que se maneja en cuanto a los productos que se manufacturan bajo ese régimen, complican las negociaciones.

Comments

comments

Juan Carlos Cerdas