Sign in / Join

Sociedades sostenibles en la era del consumo

Es necesario hacer más con menos para transformarnos en urbes eficientes. 

La forma vigente de producción y consumo de bienes, servicios y productos tiende de manera adrede al “tenerismo”, es decir al fomento de tener y tener.  Se nos invita a obtener de manera consumista lo que se ofrece a granel, cada vez más grande y más accesible. El modelo de sociedad de consumo acelerado no promueve (más bien esconde) alternativas para una vida más equilibrada, en la que lo material sea solo una herramienta para incentivar la eficiencia, no el derroche. Adquirir lo que deseamos debería ser solo un plugin para alcanzar fines más grandes... no el "fin último".

En medio de esta visión tradicional de la sociedad del consumo, nos topamos de frente con el punto de quiebre en la evolución histórica de este siglo: la problemática ambiental. El tema se ha convertido cada vez más en la crisis humana por excelencia, pues amenaza seriamente nuestra calidad de vida, y, más importante todavía, la de los que vienen a futuro. Estamos en un momento clave para despertar y encaminar nuestras acciones hacia un cambio definitivo. No únicamente con políticas gubernamentales, sino cada quien desde su trinchera, iniciando también, como parte del cambio, importantes esfuerzos ciudadanos.

No es necesario ponerse la gabacha de un científico para reconocer que la salud de nuestro mundo, este paciente que hoy seguimos matando, es cada día más preocupante. Los síntomas de la enfermedad socioambiental de este querido planeta en el que vivimos son cada vez más perjudiciales para nosotros mismos, como bien lo articula Leonardo Dicaprio en su documental, Before The Flood de National Geographic. Algunos efectos del cambio climático como sequías, inundaciones y escasez de agua potable de calidad, ponen en relieve la urgencia recurrente de un ajuste de modelo y la necesidad de un giro importante por el mejoramiento de nuestros estilos de vida, de sociedad y de pensamiento que se traduzca en sociedades sostenibles.

Iniciativas de sostenibilidad en Costa Rica

Nuestro discurso verde debe trascender el eslogan; hay que empezar cuanto antes. No podemos construir  una casa, un edificio, una ciudad, de manera sostenible, sin que los habitantes de dichos recintos sean en sí mismos sostenibles. Sin que su mentalidad se haya abierto a un modelo de utilización de los recursos que sea más inteligente, más preciso, más eficaz pero sobre todo menos perjudicial para el entorno.

En la coyuntura de lo ambientalmente sustentable emergen propuestas de nuevas urbes, utilizando la tecnología como un aliado importante para generar ciudades sostenibles en las cuales la pretensión no es regresar a la era precolonial, sino empatar las necesidades de la era moderna con los retos que se presentan para nuestro medio ambiente. Para conseguirlo se hace necesario ir echando mano de herramientas sociales,  tecnológicas y científicas que nos permitan producir y consumir siendo más conscientes, eficaces y realmente sostenibles.

Hay quienes ya se ensucian las manos. Algunas propuestas novedosas de sostenibilidad urbana en Costa Rica empiezan a aflorar con ideas frescas y a contra corriente, tal es el caso del Centro Para La Sostenibilidad Urbana, ONG de Andrea San Gil, que se ha puesto el reto de abordar de manera integral la sostenibilidad en ciudades de países en vías de desarrollo, entre otras iniciativas como La Ruta Del Clima y Fundación Aliarse las cuales han decidido pasar del discurso a la acción y allanar el camino para crear sociedades sostenibles, entendiendo que al final de cuentas transitar por ese camino, es hoy, más que nunca, trascendental.

Diego Venegas