Sign in / Join

¿Somos un álbum de fotografías?

Todos formamos parte de un álbum, quizás de varios.

Tal vez usted no conozca la anterior fotografía, y a lo mejor le ha de parecer una mancha de betún. Puede que piense que se trata de algún artista contemporáneo experimentando, o 15 colones mal gastados en la fotocopiadora, sin embargo; esta es la primera fotografía permanente que fue tomada en la historia, llamada Vista desde la Ventana en Le Gras (La cour du domaine du Gras), y fue realizada por el científico e inventor francés Joseph-Nicéphore Niépce. Se cuenta que fue tomada por una “cámara oscura” en 1826, desde una ventana de la casa en que vivía Niépce, y se tardó 8 horas en su toma.

Sin lugar a dudas, las fotografías son parte de nuestra cotidianidad; en ellas hemos buscado captar los momentos más importantes de nuestras vidas, momentos expresados nada más que en una imagen, buscando transmitir un sentimiento o una sensación.

Un café con su mejor amigo, un momento en familia, la mascota, un cumpleaños, la boda, la graduación, un día de campo, una foto de perfil; de lado, agachado, sentado o parado de manos; al final, todo está en fotografías.

Es por todo lo anterior que la fotografía es quizás la interpretación más directa de la realidad y el sentir humano. Es una expresión, una manifestación del arte, un trabajo para muchos; una condena para otros, pero es la toma exacta de un momento.

Si comparamos nuestros recuerdos con las fotografías vamos a hallar una estrecha relación entre ambas; por ejemplo, algunas son más valiosas que otras, como la foto de graduación; unas más son accidentales, como la que le tomé a mi prima mientras se hurgaba la nariz; otras son sencillamente horribles, como la que me tomó un amigo un día después del aguacero, soñoliento y empapado. Todas estas fotos tienen una razón de ser y de alguna u otra forma son lo más cercano que tenemos a capturar un momento y guardarlo para siempre.

Es probable que hace 190 años J.N Niépce no se imaginara que su foto de llegaría a ser tan importante para la humanidad. La tecnología ha puesto al alcance de todos y todas, las mas diversas posibilidades para lograr captar los momentos de la vida: desde la comodidad de un teléfono, una cámara fotográfica, o bien, dispositivos tan modernos como unos lentes de contacto que logran captar fotografías. Sin embargo, no hay que perder de vista que así como un álbum de fotos familiar, que solo se enseña a personas de gran confianza; nuestro “álbum de vida” es algo de mucho valor, ya que son muchos de esos momentos que hemos guardado,  los que nos han hecho establecer grandes lazos de amistad.

Entonces, ante la pregunta: ¿somos un álbum de fotografías? Me atrevo a decir que sí, pero no cualquier álbum de fotografías; somos aquellas “fotografías” que construyen quiénes somos, por dónde transitamos y de dónde venimos. Quizás usted no comparta mi hipótesis, pero créame, alguien dentro de su valioso álbum de vida tiene una bella foto suya guardada; de usted, sonriendo quizá, de “metido” tal vez; dese permiso de consentir el espíritu un poco y sepa que somos parte de la memoria de alguien, del álbum de alguien.

Elliot Erwitt entiende que la fotografía: “(…) Se trata de encontrar algo interesante en un lugar ordinario. Me he dado cuenta de que tiene poco que ver con lo que ves y mucho más con cómo lo ves”.

Fotografía del álbum Sgt. Peppers and Lonely Hearts Club Band (Junio, 1967, Michael Cooper).

Entonces, ¿qué nos tiene que decir una fotografía?

Más allá que transmitir una "simple imagen", una fotografía debe hacernos sentir parte de un mundo con sensibilidad artística, social y crítica. Sin lugar a dudas hay fotografías que han marcado y siguen marcando la historia; como por ejemplo, lo que personalmente considero una de las mejores portadas de la historia del rock, la del Sgt. Peppers and Lonely Hearts Club Band, o en historia más reciente, la impactante imagen de un niño que es símbolo de la guerra en Siria. Ambas son, en cierto sentido, parte fundamental de la cultura y un reflejo de lo que hoy somos.

¡Sigamos tomando fotografías, sigamos viviendo! Después de todo; vivir y fotografiar siempre irán de la mano.

“¿Cuál de mis fotos es mi fotografía preferida? Una que voy a hacer mañana”.
– Imogen Cunningham

Comments

comments

Emmanuel Prado