Sign in / Join

La neutralidad de la red

La neutralidad de la Red como pilar del internet tal y como lo conocemos.

¿Qué es la neutralidad del Internet?

La neutralidad es el principio del Internet que nos asegura, entre otras cosas que será libre y abierta. Esto quiere decir por ejemplo, que ni los ISP —proveedores de servicios de Internet, por sus siglas en inglés— u otras compañías o gobiernos deberían interceder de manera alguna en la calidad de lo transmitido —en términos de conectividad— o el contenido de las conexiones utilizando dispositivos de red u otros mecanismos que afecten la transmisión de datos de acuerdo a intereses arbitrarios interpuestos por ellos mismos.

El principio de la neutralidad nos asegura de esta manera el libre acceso a todo tipo de información —o así debería de ser—. Desde contenidos de ocio, hasta contenidos gubernamentales y de fines científicos, permitiendo de esta manera al internauta la posibilidad de navegar por los lugares de su interés en la amplitud de la Web y brindándole la oportunidad de elegir entre diferentes opciones para consumir datos con la misma calidad de transmisión independientemente de su procedencia, etnia, religión, u otros.

Imagen tomada del sitio: https://redpatodos.co/blog/

Imagen de redparatodos.

Peligros de un acceso alterado al Internet 

Si se le brinda la libertad a los ISP de que reciban pagos para dar prioridad a ciertos contenidos de red estaríamos cortando el derecho humano de la información de millones de ciudadanos. Por ejemplo, un caso hipotético en el que en una campaña electoral los ISPs den prioridad de tráfico en telecomunicación a contenidos pago de ciertos partidos políticos y denegando o ralentizando el contenido de otros. De esta manera se estaría limitando la neutralidad con que se debe transmitir la información y colocando la balanza a favor de un tipo ideas sobre otras, afectando de esta manera la democracia.  Sampredo (2014) señala que “La democracia —como el código y los protocolos de la Red— debe ser neutral. Debería permitir la participación de gobernantes y gobernados, de las clases pasivas y activas, de hombres y de mujeres... De todos por igual”.

A pesar de que la penetración mundial del Internet en el año 2015, según datos del Banco Mundial, es de tan solo un 43, 99%, las personas optan cada vez más por informarse sobre el acontecer político local y mundial a través del Internet. Esto naturalmente implica que vez más personas tomen decisiones políticas a partir de la información obtenida desde la web.

Por otro lado, tenemos ya lo que podría ser el máximo ejemplo activo de afectación a la neutralidad. La gigante compañía Facebook, anunció hace un par de años una nueva faceta de la empresa, llamada Internet.org. Esta iniciativa —según su página web— tiene como misión: “ofrecer acceso a internet y los beneficios de la conectividad a la parte de la población mundial que no cuenta con ello”.

El modelo, bajo el cual ya se opera en varios países latino-americanos —Bolivia (Viva), Colombia (Tigo), Guatemala (Tigo), Mexico (Virgin), Panama (Digicel), Peru (Entel))—consiste en que alguna operadora telefónica se alía con Facebook y el Gobierno y mediante la descarga de una aplicación llamada free basics al dispositivo celular, los usuarios pueden acceder sin cobro alguno a "Internet". Para que la aplicación funcione, el usuario tiene que tener acceso a la red mediante la compañía proveedora de red asociada con Facebook.

El problema acá es que los usuarios no estarían accediendo al Internet tal y como lo conocemos. Los usuarios que se conecten a través de esta solución navegaran solamente en contenidos que previamente sean aprobados por la compañía de Mark Zuckemberg, el gobierno del país en donde esté funcionando y la empresa telefónica. Es decir, los usuarios no gozarán de libre albedrío en la web. De esta manera, se les está cortando el principio de la neutralidad de la red. Y es que, esto es tan contradictorio, que ni siquiera la versión de Facebook a la que pueden acceder es la misma a la cual todos los demás internautas tiene acceso. De esta manera, dichas alianzas se atribuyen potestades sobre el control de la red que no les corresponden.

Es difícil imaginar cómo sería la concepción de Internet para una persona que nunca lo ha utilizado si de antemano le limitamos el contenido al que puede tener acceso. Es importante que nuestro gobierno lidere la protección de la neutralidad de la red mediante leyes, para evitar casos como los expuestos, en los que se puede ver menoscabada la libertad de los internautas y con ella el derecho humano a la comunicación. Costa Ricadebe sumarse a esfuerzos como el chileno, que desde el 2010 protege este derecho, o el estadounidense en el que después de una gran pugna, la Comisión Federal de Comunicaciones en el 2015 aprobó crear una legislación a favor de la neutralidad de la red.

Johao Fabricio Larios