Sign in / Join

Kubo vuelve al Magaly

La cinta animada regresará a la pantalla grande el próximo 2 de marzo.

Soy un confeso adicto al cine con una insaciable necesidad de consumir películas nuevas todo el tiempo. Esto me lleva a pensármelo dos veces antes de repetir una cinta, tiene que reunir ciertos criterios especiales para que amerite una repetición. Entonces, ¿por qué pienso volver a ver Kubo y las dos cuerdas magicas ahora que vuelve al Cine Magaly? Porque al verla la primera vez recordé por qué amo el cine.

Es cierto que desde que me volví padre tuve que aprender a suavizar mi criterio para repetir películas —podría hacer una tesis de Wall-E a este punto— pero hoy quiero hablar de Kubo y de por qué la habría repetido incluso sin haber conocido la paternidad.

Cuando mi hija elige Kubo de su gran catálogo de películas (sí, todavía creo en comprar películas) yo salgo corriendo a hacer palomitas y ella me espera antes de presionar play, porque sabe que es una cinta que me fascina. Cada vez que la veo encuentro algo nuevo, un pequeño detalle en la animación, en el guion, en las voces, o bien ¡en la película como un todo!

2700-0190-still-laika-0002

Sobre todo vuelvo a Kubo porque es una de esas cintas animadas que le recuerdan a uno por qué la imaginación es alimento para el alma. Basta ver al pequeño protagonista narrando una historia para recordarlo. O, ¿por qué no? Repasar el monumental esfuerzo detrás de esta producción:

Cuando empiecen a verla probablemente les pase lo mismo que a mí. Recuerdo pensar, quizá un poco escéptico: “Bien, un niño samurai, un mono guerrero, un humano-escarabajo con memoria a corto plazo, un sidekick que no habla y es una figura de origami... Ok vamos a ver qué pasa...”. No les voy a hacer ningún spoiler, solo les confesaré que entre risas y suspenso me convertí en un negociador profesional capaz de convencer a su vejiga de aguantar unos minutos más, todo con tal de no perderme un solo minuto de la película. ¿Y al salir? Lo dicho: “tengo que volver a verla de nuevo”.

¿Usted no la ha disfrutado todavía? Aproveche, porque está por volver a la pantalla grande. Recuerde: 2 de marzo, Cine Magaly.

Eduardo Alvarado