El despertar humano a través de la coexistencia social en el Envision Festival, sorprende este 2018 con su encuentro permacultural en La Fortuna, Manuel Antonio y varias zonas de Uvita

Tomado de Galería de Página Oficial. envisionfestival.com.

Desde el pasado 22 de Febrero se estuvo celebrando el Envision Festival en diversas regiones de nuestro país, concentrados en Uvita (Puntarenas, Costa Rica) se celebró una edición más del aclamado festival que reúne a centenares de personas de diferentes regiones del mundo. Le traemos una exclusiva sobre la permacultura, su costo y el valor humano de la actividad.

¿Qué es “permacultura”?

La permacultra es uno de los ejes que el Envision Festival más engloba en su concepto como evento. Su definición tiene que ver con un sistema eco-agrícola de subsistencia absolutamente natural. Ellos implementan esta práctica mediante varias acciones, por ejemplo el diseño regenerativo, la reforestación, la política ambiental de no solo un uso y el manejo de los recursos del ecosistema.

La Permacultura es solo uno de los mucho ejes que promueven su evento: la música, movimiento, la salud, la comunidad, espiritualidad y el arte también forman parte del proceso de creación para dar vida a Envision.

Para comprender el concepto de realización humana que ofrece el Envision es necesario asistir al festival y llevar entera disposición a experimentar con las diferentes personas de todo el mundo que se reúnen para compartir un evento único, alternativo y de alta calidad.

Costo, logística y eco-building

El costo de la actividad es lo más contrastante con el concepto e ideario permacultural que parece ser. Así como la mayoría de asistencia al evento está plagado por personas jóvenes, también es notable la de adultos y personas adultas mayores, pero ¿a qué viene esto con el costo?

Tomado de Galería de Página Oficial. Eco-building envisionfestival.com.

Cada precio por tiquete, indica a que el evento está dirigido a personas de un corte social, medio-alto. Descontando por supuesto que la clase media en Costa Rica es la mayoritaria, podemos constatar en asistencia que hay una cuantiosa cantidad de turistas (principal cliente y quien recibe mayor promoción acerca del evento) en el Festival.

Los precios de las entradas rondan desde un promedio de 32$ hasta los 540$. Esto sólo si incluimos el costo por After Parties, sin embargo, si es acerca de los días del festival, el costo se aumenta siendo la entrada más barata de 132$ monto que es aplicado sólo para nacionales. En esta línea también hay un realce en su cobro, ya que la estadía y eco-buildings son de altos precios (200$ hasta las 4500$).

Sin duda alguna, el evento en las junglas de Costa Rica está dirigido para las personas turistas visitantes de nuestro país, a modo constructivo, hay que velar por una apertura para que los nacionales puedan tener más acceso al evento, más allá del voluntariado, siendo parte también de quienes festejan.

Un caso devastador para la edición 8th de este año, es la de el fallecimiento de Wessner Chavarría, un joven de 30 años que falleció en el evento y quien aportaba como voluntario en el evento, según la sospecha de autoridades lo ocurrido fue por una sobredosis por consumo de drogas o hasta ahogado.

Los Eco-Buildings son propuestas arquitectónicos que de manera innovadora y sin igual se están implementando en el Envision Festival. Estas estructuras, las cuales son construidas con materiales en su mayoría naturales, prometen una experiencia amigable con el ambiente y desde luego para la comodidad del cliente. Materiales como Bambú, Madera, Coco e inclusive barro se convierten en los principales elementos para construir escenarios, espacios de alojamiento y muy de la mano con la permacultura.

Valor humano y social del Envision

El valor humano del Festival camina a constituir un movimiento alternativo que promueve una forma de vida amigable con el ambiente y espiritualmente activa. Uvita, espacio dónde se llevó acabo este año el evento se vio beneficiada con un aporte social y económico para sus habitantes, el Envision Festival garantizó que el evento también pudiera albergar un espacio reflexivo dedicado a los pobladores del festival, con actividades como por ejemplo: donaciones de embarcaciones, botes y hasta inclusiva la construcción del Centro de la Juvenil que promueve liderazgos de jóvenes desde edades tempranas.

Un festival verdaderamente “ambicioso”

La proyección del Festival no tiene límites, sigue creciendo y en estas ocho ediciones ha evolucionado de manera asombrosa. Envision es una propuesta muy ambiciosa, en este sentido. Su gran aporte a la espiritualidad y a la generación de comunidades plurales en unidad, más allá de su nombre original, padece de síntomas graves (en el buen sentido) de la “Ambition”.

La ambición por generar un festival cada vez más grande, alternativo y en pro de algunos barrios costarricense; ojalá que nunca acabe. Un fuerte apretón de manos a los organizadores y con cariño a Stephen Brooks, co-fundador en Costa Rica. 

 

Comments

comments