Sign in / Join

FID 2017: Demostrar que somos humanos

Tres días de conferencias internacionales de diseño que terminaron volviéndose personales.

El Festival Internacional de Diseño (FID) 2017 celebró la inspiración, la innovación y la creatividad con una oferta de 15 expositores internacionales de múltiples talentos y áreas del diseño.

Las conferencias fueron la actividad central del festival, en ellas se presentaron proyectos, trayectos, metodologías y éxitos en fotografía, ilustración, animación digital, escenografía, tipografía, mercadeo digital, mercadeo a audiencias mundiales, desarrollo sostenible, inclusión social y digital, composición, música y hasta olores.

Esta diversidad temática y cultural logró cautivar a miles de personas entre el 10 y 12 de marzo.

IMG_8181

Presentación de Gemma O'Brien | Fotografía por Cristian Ugalde

Durante el tercer día —con el calor del inicio de la tarde— la diseñadora y tipógrafa australiana Gemma O'Brien proyectó una imagen de una de sus instalaciones en pared que leía “Prove you're human” (Demuestre que es humano).

Su propuesta extraía del mundo virtual la molesta pregunta que nos hacen los servicios digitales para diferenciarnos entre robots y humanos —conocidas como CAPTCHA— y la traía al mundo real.

La proyección le ganó a O'Brien una ronda de aplausos y chiflidos de una audiencia emocionada que apreciaba de frente aquella solicitud en letras gigantes.

Con el silencio, asentó la pregunta: y ahora… ¿cómo demostramos que somos humanos?

Primero humanos, luego diseñadores

IMG_8070

Rebecca Stambanis | Fotografía por Cristian Ugalde

Un día antes, su compatriota Rebecca Stambanis compartía las ocho reglas que guían su trabajo creativo, desde el desconocimiento de un tema hasta la honestidad publicitaria, el caos y los errores, y cerró su última regla con una reflexión y recomendación sobre cada reto creativo: hágalo personal.

«No me refiero a que incluya sus experiencias personales, sino a que salga al mundo, hable con la gente, dedíqueles tiempo, siéntese en sus casas, abra sus roperos, pregúnteles por sus sueños, sus esperanzas y hasta a qué le temen.»

Para Stambanis, el elemento humano es uno de los más importantes de todo el proceso porque permite diseñar historias, productos o servicios desde la perspectiva del beneficiario mismo.

«Primero se debe diseñar a partir de las emociones y luego se diseña la parte gráfica. Muevan a la gente primero, díganle algo con lo que puedan identificarse y luego... ya pueden hacer que se vea hermoso.»

Más tarde el artista y arquitecto holandés Daan Roosegaarde cerraría la segunda noche diciendo que la innovación no es solamente aplicar herramientas tecnológicas de manera novedosa, sino que el inventor debe tomarse sus proyectos de forma personal.

Los tres expositores pertenecen a especialidades y generaciones distintas pero llegaron a la misma conclusión: el ingrediente humano del proceso creativo es lo que hace que un diseño sea exitoso, que transmita el mensaje correcto y que trascienda.

La demostración

IMG_8098

Mildred Blanco Salazar interpretando un canto de tradición bribri como parte de la presentación de Proyecto Jirondai | Fotografía por Cristian Ugalde

Muchos de los proyectos presentados, acompañados de su historia y técnica, lograron demostrar que detrás del diseño y del diseñador hay un ser humano.

El enorme captcha del proceso creativo fue superado con éxito y estos diseñadores trajeron al mundo proyectos fascinantes como el diseño de un sistema que permite que personas con discapacidades físicas toquen música, una torre que limpia el smog de las ciudades, una campaña publicitaria que denuncia el sexismo en la cobertura periodística deportiva, otra que advierte a padres de familia que sus hijos vivirán cinco años menos por la crisis de obesidad infantil, una iniciativa que devolvió al pueblo bribri cantos grabados de sus abuelos, un taller que rescata basura electrónica y crea “jueguetes sonoros”, química molecular de olores que permite a las comunidades oler con detalle su propio vecindario y además ayuda a que las personas recuerden con mayor facilidad, una aplicación móvil que conecta a votantes de tendencias políticas opuestas para romper las burbujas informáticas digitales y muchos más.

Volviendo al domingo en la tarde —justo antes del almuerzo y después de los aplausos— a la proyección de O'Brien, cuando el FID se volvió personal, me pregunto y les pregunto: y nosotros… ¿cómo probamos que somos humanos?

Fotografías de Cristian Ugalde para Contexto.