Sign in / Join

Mario Mariani y Häxan: una narración musical diferente

El pasado miércoles el Teatro de la Aduana se llenó de música y cine en el marco del Costa Rica Festival Internacional de Cine 2017

Häxan es un documental sueco del año 1922 que narra y relaciona la sociedad de la edad media y su obsesión con las brujas, con algunas situaciones del momento, haciendo así una retrospectiva de la hechicería, magia negra y ocultismo a través de los siglos; sin embargo, al ser esta cine mudo, contó con la presencia del maestro Mario Mariani, pianista italiano dedicado a la composición musical para cine y reconocido en el ámbito cinematográfico como tal.

Un músico libre de partituras

Mario Mariani, al igual que compositores como John Williams e incluso, Igor Stravinsky, por medio de herramientas sonoras se dedican a relatar aspectos narrativos por medio de la música que componen; sin embargo, el compositor que nos atañe en esta ocasión es bastante peculiar, ya que se deslinda del método tradicional de composición musical, evitando un lapicero y un pentagrama al mismo tiempo que se autodenomina a sí mismo “un músico libre de partituras”.

El método favorito de Mariani es la improvisación y la explotación máxima de recursos sonoros que puede extraer del piano a medida que la historia va siendo contada en la pantalla.

Lo anteriormente mencionado quedó demostrado en su recital, donde a medida que se proyectaba el documental, iba contándolo por medio de recursos como la utilización de bolillos empleados para golpear las cuerdas del piano, el empleo de cadenas en las cuerdas para que el piano tuviese un sonido más metálico o similar al de un clavicémbalo e incluso la utilización de bolas u otros objetos para generar sonidos específicos; toda esta indumentaria lo tenía en la cola del piano para que fuese de acceso inmediato a la hora de improvisar.

 

Mario Mariani durante su interpretación. Fuente: CRFIC 17

El relato musical

Mariani tiene una habilidad sorprendente para interpretar el relato y hacerlo música, todo al mismo tiempo, en su improvisación podemos ver la manera en que nos cuenta la historia por medio de la música, como al principio, al empezar el documental de manera tenebrosa explicando el origen de las brujas, este golpea las cuerdas del piano con los bolillos; al igual, representa los aspectos ominosos de la brujería por medio de recurrentes escalas descendentes cromáticas en tonalidad menor o la improvisación sobre el tema principal de las Cabalgatas de las Valkyrias de Richard Wagner en el momentos que las brujas aparecen volando sobre sus escobas, al igual que una gama de otros recursos amplios que utiliza a lo largo de la proyección, como lo es la utilización de cadenas en las cuerdas cuando aparecen niños o las utilización de trémolos para dar efectos dramáticos en las escenas de tortura hacia las brujas, al mismo tiempo que golpea con su mano las cuerdas del piano.

Con estos elementos, Mariani demuestra que la música también es instintiva, la improvisación como forma de narración musical es un elemento complejo y al mismo tiempo rico a la hora de contar una historia, explotando elementos poco convencionales en la composición musical para películas pero bastante efectivos, narrando así una historia de manera legible e interesante.

Comments

comments