Su investigación sobre recurso hídrico en glaciares requiere financiamiento.

Raquel Granados Aguilar es una estudiante doctoral en el High Alpine and Arctic Research Program (HAARP) de la prestigiosa universidad estadounidense Texas A&M, en Houston. Luego de obtener su bachillerato y licenciatura en Geología, de la Universidad de Costa Rica, Raquel tuvo la oportunidad de perseguir una mayor especialización en tan importante institución. Además, labora para la misma como asistente de docencia para poder costear los altos costos de la educación superior en los Estados Unidos. Sin embargo, Raquel ha sido una prolífica investigadora en su rama científica y ha publicado artículos y ponencias en los foros más importantes en su área.

Resalta también el hecho de que Raquel ha sido premiada por la PEO (Organización Educativa Filantrópica -por sus siglas en inglés), una fundación que busca promover la equidad de género mediante la educación. Este reconocimiento convierte a Raquel en apenas la segunda estudiante de Texas A&M en obtener dicha distinción. El premio se traduce en ayuda financiera, la cual representa un empujón importante en la carrera investigativa de Raquel, ya que le ayudará a cubrir gastos en materiales y libros, los cuales suelen tener elevados precios.

Lo más notable, sin embargo, es el proyecto de investigación doctoral que actualmente desarrolla Raquel, en conjunto con otros colegas de su área. La geóloga estudia la estructura interna de ciertos glaciares de roca ubicados en las Montañas San Juan, en Colorado. Con ello, lo que busca es determinar determinar los mecanismos por los que fluye el agua subterránea en ellos mediante el uso de una novedosa técnica electromagnética. Desde el punto de vista científico y desde el punto de vista de quién no tiene mayor conocimiento del tema, la relevancia de este proyecto es muy alta, pues permitirá conocer en detalle el efecto del cambio climático en las fuentes acuíferas provenientes de glaciares de roca. Esto constituye un avance, no sólo en la investigación sobre cambio climático, sino en la prospección de políticas de uso de fuentes de agua en el futuro.

La calidad e incidencia de esta investigación es tal que fue seleccionada para competir por un grant, o beca, en el sitio experiment.com. Raquel, y sus compañeros, decidieron aceptar ser incluidos en un grupo de importantes e innovadores proyectos en la categoría de Aguas subterránes y Cavernas. La razón de participar en tal competencia es la posibilidad de facilitar la realización de su trabajo de campo, ya que en su programa doctoral (HAARP) son los estudiantes quienes cubren los costos de dicho trabajo. A pesar de recibir ayuda de parte de profesores, estos gastos no dejan de ser altos, por lo que el empuje económico es bienvenido.

¿Cómo funciona?

El proyecto de Raquel y sus compañeros “compite” contra otros once proyectos de investigación. El sitio Experiment visibiliza cada proyecto y funciona de forma similar a un kickstarter, o incubador social. Cada proponente establece un monto límite mínimo para poder efectuar la investigación; es decir, la cantidad más baja con la que realizar el trabajo de campo. Al cabo de la campaña, que finaliza el 2 de diciembre, el proyecto que haya alcanzado su meta, obtiene los fondos donados. No obstante, aquellos proyectos que no alcancen la meta establecida, no reciben nada (all or nothing). Por ejemplo, el proyecto de Raquel tiene una meta establecida de $2 430.

Actualmente, el proyecto de Raquel se encuentra en segundo lugar en cuanto al porcentaje de fondos obtenidos respecto a su meta (77% del total), así como en la cantidad de backers, o donadores (50, a la fecha). Y allí es donde existe una oportunidad valiosa para este importante proyecto científico; el sitio Experiment también premia la capacidad de apoyo generada por cada proyecto. Esto implica que al proyecto con la mayor cantidad de donadores a la fecha de cierre de la campaña (2 de diciembre) se le otorgará un premio extra de $500. Para el caso de Raquel, ello puede significar alcanzar la meta de los $2 430, e incluso superarla.

Por eso, ante la pregunta de ¿se puede ayudar? La respuesta es sí, y de una forma muy sencilla. El proyecto de Raquel tiene una meta relativamente accesible, por lo que donaciones pequeñas, pero constantes, pueden hacer la diferencia. Esto significa que difundiendo el proyecto y su importancia se pueden obtener varias donaciones, las cuales contarían para la meta final, y también para el premio extra. Con sólo $1 se puede ayudar a una coterránea a solidificar su proyecto, y con ese mismo dólar se puede contribuir a avanzar el conocimiento científico en materia de cambio climático, e incluso a la replicación de estos métodos en distintas zonas del mundo.

Roberto Cruz Romero

Diseñador gráfico hecho politólogo.

Comments

comments