Una forma fresca de ver las cosas.

En medio de alertas, lamentos y mensajes de enojo contra la reciente elección de los estadounidenses, yo les traigo un mejor pronóstico. Después de leer mis palabras podrán (espero) volver a su calma habitual teniendo la seguridad de que Trump es lo mejor que nos pudo haber pasado. ¿Cómo es que me atrevo a decir esto?

Sí, yo también escuché el discurso bravucón, cargado de odio y de tintes fascistas que caracterizó al ahora presidente electo. Es imposible estar de acuerdo con tanta misoginia y xenofobia, con la opresión policiaca, la vigilancia constante, los muros, el nacionalismo fanático, el elitismo y el odio ciego a lo distinto. El discurso de Trump verdaderamente engloba todo lo malo que podemos encontrar en la sociedad moderna.

Aquí es donde debemos detenernos y ver la gran imagen ¿quién ha causado todo esto?

Primero viene el ambiente, luego el discurso político. Trump no se inventó nada, solo tomó prestado de las cosas que realmente están pasando en Estados Unidos. Si revisamos las noticias de ese país encontraremos 136 asesinatos masivos con armas de fuego durante el 2016, también los videos de afroamericanos desarmados siendo baleados por policías blancos… niños que asesinan y luego se suicidan… En fin, la terrible cultura del miedo de la que Michel Moore se queja tanto en sus documentales.

Así que lamentarse por un mal presidente electo es perderse la mayoría del show. Lo que está pasando es otra cosa. El sistema político y económico de Estados Unidos esta alienando a las personas, poniéndolas unos en contra de los otros y ha generado un caldo de cultivo tóxico donde personajes como Trump empiezan a brotar.

Aquí tomaremos un momento para recordar a Obama, quien ahora parece ser una especie de santo al lado de Trump, y me permitiré hacer una comparación metafórica. Imaginen una enorme represa de concreto liso y sin una sola grieta. Bajo su sombra, no hay nada que temer, es una imagen reconfortante. De haber ganado Hillary, esa represa hubiera crecido un poco y todos estaríamos aún más cómodos en nuestra zona de confort.

hoover_dam_aerial_view

 

Pero sucedió otra cosa. Detrás de la represa, detrás de los candidatos de voz suave y sonrisa paternal, hay un enorme embalse de mierda. Si, mierda, y ahora se ha rebalsado y chorrea sobre nuestro querido status quo con una pestilencia terrible.

Ahora, Obama no quitó la mierda, Hillary tampoco quería hacerlo, ellos querían ocultarla y mantener el orden actual. Afortunadamente, ya no es posible ocultar la peste. Ahora es evidente que el sistema capitalista neoliberal produce cantidades monumentales de… Bueno, ya dije esa palabra muchas veces.

Estados Unidos se convirtió en el mejor ejemplo de que el individualismo y el consumo como máximo ideal producen un bienestar artificial y una profunda crisis de valores. Es tiempo de despertar y Trump ha venido a regalarnos justo eso.

Gracias a Trump podemos decir: “yo no quiero ser así” y empezaremos a cuestionar nuestro sistema: la forma en que hacemos negocios y con quien hacemos negocio, la forma en que consumimos y desechamos, nuestra relación con el medio ambiente y con nuestros vecinos. Pongamos en duda nuestro paradigma y señalemos el rumbo. ¿Vamos bien o nos estamos convirtiendo en “Trumps”?

Un presidente de este calibre hace que la palabra “globalización” se vuelva espeluznante, ¿no convendría migrar a una economía menos agresiva? Algo colaborativo que ponga al ser humano por encima del dinero, antes de que se nos contagie la enfermedad estadounidense del consumismo y la distracción.

Sí, ningún cambio es suave. Algo tendrá que doler. Pero no desesperen que el cambio es bueno. Y si recordamos la historia sabremos que los grandes cambios ocurren cuando el colectivo se une por una sola causa, cuando todos vibran bajo un mismo deseo de tener un mundo mejor. Por eso, cuando yo veo a Trump y al sistema que lo ha creado, me lleno de esperanza de que pronto el colectivo va a despertar y empezaremos a construir el mañana que queremos.

Joaquín Leandro

Leer es divertido.

Comments

comments