Después de un proceso creativo de siete años, Jurgen Ureña presenta su último largometraje.

Cuando la novela Candelaria de Azar llegó a las manos al cineasta nacional Jurgen Ureña, este no se imaginó que aquel suceso lo embarcaría en un viaje de siete años, en los que grabó dos cortos y por último un largometraje al que ha titulado Abrázame como antes.

A través de este proceso creativo se formó un equipo humano, se encontró la estética deseada, se recaudaron los recursos, pero el mayor logro, según Ureña, fue haber salido como mejores personas. Gratamente, ese logró también se convirtió en mío luego de ver el film.

La cita tuvo lugar en el Cine Magaly, en donde se presentó por primera vez la obra a un grupo de representantes de instituciones y ministerios públicos, con la presencia de la vicepresidenta Ana Helena Chacón. Esta convocatoria fue cancelada horas antes debido a la emergencia ocasionada por el huracán Otto; empero, Ureña decidió proseguir con la actividad, contando con amistades, parte del elenco y algunas cuantas personas afortunadas, como fue mi caso.

La historia inicia en horas de la madrugada, cuando una mujer transgénero, Verónica, (Jimena Franco) de regreso a casa se encuentra con un muchachito herido, Tato (Camilo Regueira), y decide “jugársela”, como ella bien dice, llevándolo a su casa en un arrebato maternal. Con Verónica convive Greta (Natalia Porras), una chica que también se dedica por las noches a la prostitución en las calles josefinas y que fue rescatada por Verónica, cuando su familia la abandonó por causa de su identidad sexual.

El film cubre de fucsia, rosado, púrpura y azul la admirable actuación del elenco. Elenco compenetrado, cómplice, de comicidad sin esfuerzo, que no es lejano, que se siente en cada palabra, en cada gesto, que aparta al morbo, que humaniza, y, sobre todo, siembra preguntas por el presente y futuro de las personas que forman parte de la realidad planteada.

Cuando finalizó el largometraje las personas presentes tuvimos la oportunidad de escuchar al director y al reparto, quienes atendieron nuestras consultas. Ureña y las actrices que le acompañaban dejaron claro que lo previamente visto en la pantalla era mera ficción, y no una realidad compatible con la vida de las mujeres trans que participaron en la cinta, dado que afortunadamente contaban con apoyo, arraigo y oficios que les permiten forjarse un camino fuera de las calles.

201611030907370-foto-principal-nota-1

Tanto el director como las protagonistas reconocieron que la película constituye un acto político, que rechaza el discurso maniqueo. Además, llamaron la atención en referencia a la necesidad de oportunidades laborales y respaldo jurídico que tiene la población trans en el país. Aquello, curiosamente, fue la gran inquietud que me sembró el audiovisual. Cuánto agradecí que lo mencionaran y cuán retada me siento a pasar la voz.

Por último, una persona en el público preguntó: “¿Están preparados para la controversia?”. La respuesta vino de Gabriela Sanabria: “luchamos con la controversia en el diario vivir, esto no es algo que nos asuste. (Para nosotras) el solo hecho de ir a la pulpería puede ser una controversia”. Aquella sabia aclaración fue como una tierna cachetada de realidad, que desencadenó una risa nerviosa colectiva; dolió, pero a la vez nos fortaleció sentir la valentía de aquellas guerreras.  Como les comenté al inicio, salí del cine siendo una mejor persona.

Información adicional

  • En el marco del Costa Rica Festival Internacional de Cine, la película estará compitiendo en la categoría de largometraje centroamericano y se proyectará en el Cine Magaly el sábado 10 a las 6:00 p.m. y en el Teatro La Aduana el lunes 12 a las 4:00 p.m.
  • Después de realizar el corto Paso en Falso, Ureña se acercó a la Asociación Transvida, evento que le impulsó a tener un casting con mujeres trans. Esto lo convierte en el primer director tico en contar con protagonistas transgénero, además de ser el primero en abordar este tema a través del cine a nivel nacional.
  • La película cuenta con la participación del reconocido transformista Jose Antonio Thalaya Umanzor, quien se luce interpretando varias canciones, entre ellas “Porque el amor se va” de Jeane Manson. (Ya averiguarán porque menciono esta canción).
Lupita Valverde Vega

Chica de barrio, mustang, underdog.

Comments

comments